Agenda


Hoy, Martes 01 de Diciembre

ver día completo

Separador

01-05-2008 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

Vuelven los parches rioplatenses

Siempre sorprendentes, jugando con las palabras, sacándole sonidos a múltiples instrumentos, los Caracachumba hicieron de la diversión y la calidad, su sello. En el 2008 cumplen 15 años y vuelven a escena para celebrarlo con el público. Acerca de este regreso, Florencia Steindhart y Marina Sauber, fundadoras del grupo, charlaron con Revista Planetario.

Comentar

Por Marisa Rojas


¿De qué modo va a celebrar Caracachumba sus primeros 15 años?


Florencia: ¡Con todo! Hace ya bastante tiempo que con Marina nos sentamos a pensar en esta celebración. Por eso frenamos un poco, nos tomamos un tiempo, revisamos lo que habíamos hecho y durante cuatro meses escribimos letras y compusimos melodías, pensamos nuevos juegos de palabras y dimos forma a nuevas ideas. Siempre en la línea de nuestra propuesta de canciones y humor.


Marina: La verdad es que nosotros veníamos como en una vorágine de hacer un espectáculo tras otro, y grabar un disco tras otro y seguir y seguir… Pero fue muy bueno tomarnos un año de no trabajar, de no estar en escena, eso nos permitió pensar y repensar muchas cosas. En este tiempo pudimos mirar atrás, ver todo lo que habíamos hecho, lo alcanzado, y desde allí evaluar qué queríamos decir nosotras ahora, hoy, quince años después. Así nos dimos cuenta, por ejemplo, que había otras cosas para decir, que nos interesaba decir otras cosas y desde otros registros. La estética y la línea general de la propuesta del grupo es la misma de siempre, pero ahora trabajamos también desde y con otros lenguajes. Sentarnos a hacer trabajo de escritorio y pensar todo esto nos permitió armar el regreso para festejar con nuestro público este cumple de 15.

¿En qué consiste la nueva propuesta? ¿Cuáles son las novedades y qué se mantiene, de todo eso que nos ha conquistado a lo largo de todos estos años?


F: Bueno, ¡de las sorpresas es mejor que mucho no adelantemos! Sí podemos contar que las canciones son todas nuevas. Nosotras trabajamos en las letras y en las melodías, pero también llamamos a Javier Estrin, que es nuestro director musical y fue el encargado de los arreglos, para que se encargara además de componer la música instrumental de los temas que tienen que ver con el tratamiento de los objetos que, como siempre, no son nada convencionales. Porque vamos a hacer música en escena con serruchos, con lijas, con campanas tubulares, con ollas, con tachos con agua.


M: También desde lo escenográfico hay un tratamiento especial hacia los objetos. Azul Borenstein, que es la escenógrafa y vestuarista del nuevo espectáculo, nos ha ayudado mucho con sus ideas a valorizar todo desde lo visual y desde el uso práctico de los instrumentos… No sé si dicho así se entiende lo que va a suceder en escena. Lo que sí podemos decir es que este nuevo espectáculo, por supuesto, tiene toda la estética de Caracachumba pero también hay algunas cosas que son diferentes a lo que pasaba antes. Por ejemplo, hemos puesto mucho hincapié en hacer más números musicales y en que el humor sea el sostén a lo largo de todo el espectáculo, por eso la incorporación del clown. Y no es que antes no hiciéramos humor, pero en este caso hay un interés y un trabajo sobre el humor bien específico, y eso se materializa a partir de la incorporación de lo clownesco que aporta Violeta Naón que es nuestra clown asistente de escena. Contar con este nuevo lenguaje nos permitió dar forma a números que teníamos en la cabeza pero que no era posible realizar con muñecos o con títeres. Por eso esta vez no vamos a trabajar con títeres. Es un pequeño viraje, no obstante sabemos que es un cambio importante porque siempre tuvimos títeres en escena y se nos identificó mucho con ello.


F: Nosotras seguimos siendo las mismas, seguimos pensando en la participación, seguimos pensando en el humor y en la teatralidad, sólo que esta vez cambiamos ese lenguaje de los muñecos por el lenguaje del clown porque hacerlo nos abrió más posibilidades. Por otro lado, la exploración sonora a través de los juegos de palabras, que también es algo que hemos hecho siempre, va a seguir estando. Hay un número que habíamos hecho ya una vez, un número de participación con la gente que decidimos volver a incluir porque nos pareció interesante hacerlo desde el clown, presentarlo nuevamente pero con una vuelta de tuerca. Todo lo demás es nuevo.

Y en materia de música, ¿qué ritmos vamos a escuchar? Ustedes supieron visitar distintos géneros pero a partir de los dos últimos discos quedó claro que lo de Caracachumba eran las melodías rioplatenses…


M: Está variado este año. La línea general es la misma pero como en esta oportunidad la música está pensada al servicio de los números, es decir, no hay canciones porque sí, canciones sueltas como si se tratara de un recital, hay milongas, tangos, murga y canciones pero también hay boleros, samba brasilero, chamamé, cumbia. Y todas las canciones están montadas sobre una idea general de teatralidad.

El nombre del espectáculo con el que Caracachumba vuelve a los escenarios condensa mucho de todo lo adelantado por Florencia y Marina. Y permite también vislumbrar el tono de ese regreso. “Esta es una ansiada vuelta, después de tantos años de un estreno y un disco tras otro, el habernos tomado un tiempo de descanso también nos dio ganas de volver con todo. Por eso nombramos al nuevo espectáculo Revuelta de tuerca porque, fieles a esa pasión nuestra por los juegos de palabras, queríamos contar ya desde el título cómo es nuestra vuelta. Volvemos con todas las ganas, revoltosos, con mucha energía para jugar, con mucho humor”, explica Florencia.


Revuelta de tuerca es una producción de Florencia Steindhart, sobre una idea original de Steindhart y Sauber, que estrena el sábado 24 de mayo en el Teatro La Comedia (Rodríguez Peña 1062. Sáb. y dom. 17 hs. Desde $ 25). Florencia y Marina son también las directoras generales del espectáculo. El vestuario y la escenografía son de Azul Borenstein. De la música y la dirección musical se encarga Javier Estrin. Y la puesta en escena lleva el sello de un destacado director con el que Caracachumba había trabajado en sus comienzos y con el que Planetario también compartió la charla: Claudio Hochman.

¿Qué motivó la decisión de volver a convocar a Claudio para que se encargue de la puesta en escena, en este caso de Revuelta…?


M: Siempre quisimos volver a trabajar con Claudio. El trabajo que él hizo con nosotros en Me Río de la Plata fue invalorable. Pero bueno, él vive en Portugal y nosotros estamos en Buenos Aires…


F: Cada año que empezaba y cada nuevo espectáculo que pensábamos yo le escribía: “¿Venís?”, le preguntaba todo el tiempo. En una ocasión hasta teníamos producción para poder costear su traslado pero no tuvimos suerte de que nos coincidieran los tiempos de trabajo. Esta vez, pudimos concretar el sueño y ¡volvimos a trabajar juntos!


Claudio Hochman: Bueno, yo también siempre me quedé con ganas de repetir la experiencia de Me Río…, volver a trabajar con Caracachumba. Pero ciertamente la distancia lo hacía difícil. Igual siempre seguimos en contacto y las casualidades quisieron que este año, que yo vine con un espectáculo a Buenos Aires sólo por una semana, ellos ya estaban armando Revuelta… y pudimos montar y cerrar juntos lo que ya hace dos meses empezamos a ‘conversar’ vía mail y con videos on line en una especie de ensayos virtuales.

Claudio, ¿cuál es la función de un puestista en un espectáculo de un grupo de música?


CH: Caracachumba tiene la característica de hacer música teatral, no es un grupo que hace sólo canciones. En este caso además convocamos a una payasa, que es clown, y así el juego entre este personaje que cae en el escenario y no sabe bien qué hacer y que de manera casi ocasional va presentando los números, permite darle a la propuesta una teatralidad aún mayor. A partir de ahí mi función básicamente es armar la estructura narrativa del espectáculo para que no se trate de números aislados sino que tengan una continuidad, un hilo conductor. Y, específicamente dentro de los números, mi trabajo es tratar de que ganen en teatralidad, que no sean números de música solamente, sino que haya líneas de acción, que haya contenido dramático, en este caso desde el humor.

¿Qué elementos en particular considerás para una puesta en escena de Caracachumba, teniendo en cuenta que es una propuesta destinada al público infantil?


CH: Más que elementos en particular lo que hay es una totalidad, porque permanentemente pensamos en los chicos que son los destinatarios primeros de esta propuesta. Lo que no significa que no sepamos que hay un público adulto también, y que a veces son la mayoría. Pensá que en general son dos padres que vienen con un nene. Por eso yo digo que hay que pensar el espectáculo para un público familiar. A mí me gusta pensar más que en un espectáculo para chicos en un espectáculo para todo público, para grandes y chicos. Un espectáculo en el que la pueda pasar bien el papá, el abuelo y también los nenes. Pero claro que en relación a los pibes hay un cuidado especial que tiene que ver con el ritmo de la propuesta, con las palabras que se utilizan, con la temática que se aborda y también con la duración del espectáculo. Hay muchos condicionantes cuando tu público son niños, pero nunca tienen que ver con la facilidad. Porque decir público infantil no significa decir cuatro palabritas y listo, más bien todo lo contrario. Estiramos para arriba para que los chicos piensen, para que los chicos imaginen. Es un desafío a la imaginación. Y creo que Caracachumba siempre se destacó porque entendió muy bien esto desde el principio, porque siempre fue un grupo creativo, divertido y con producciones y propuestas de calidad. Ellos tienen una continuidad de estilo, y al mismo tiempo siempre se están desafiando, y así incentivan también a su público.


M: Yo quiero resaltar de Claudio, además de toda esa creatividad que tiene, esos muchos atributos que tienen que ver con la forma de trabajar en equipo, cosa que a la distancia y vía mail no es nada fácil, pero que también podría ser compleja si no fuera por su calidez y su forma de acompañar y compartir el trabajo con nosotras. Él escucha mucho y tiene mucho respeto por lo que hacemos todos. Y es bien franco cuando algo no le gusta. Escucha, pero si hay algo que no le gusta para nada te dice sin vueltas: “Eso es horrible”, pero desde un lugar de recibir, y de escuchar y de elaborar.


F: Nosotras elaboramos el material, él lo escuchó, revisó nuestras ideas y en el mientras tanto no dice nada y vos estás expectante. Pero es muy lindo el trabajo con él porque compartimos código. Caracachumba tiene una estética de trabajo desde lo musical, y él tiene su estética de trabajo desde lo teatral y al fusionarse una y otra vemos que van para el mismo lado y eso es maravilloso.

 

M: Claudio es muy respetuoso y tiene mucha alegría para trabajar. Y la transmite. Y esperamos nosotros poder transmitírselas a todos desde el escenario. Porque estamos muy contentos de cumplir 15 años, porque la producción independiente de cada espectáculo, de cada disco, nunca es tarea fácil, pero es lo que nos gusta, lo que nos colma y lo que queremos compartir con ustedes.

 

 

Planeta Caracachumba

Caracachumba es el nombre del grupo, banda de músicos-actores, que a comienzos de los años '90 fundó Florencia Steindhart y al que poquito tiempo después se sumó Marina Sauber.

 

Fundadores del Momusi, desde sus inicios ocuparon un lugar destacado en el ámbito de la música para niños, combinando el humor y los juegos de palabras en todas sus presentaciones. Poco a poco fueron definiendo su propio estilo musical, fundamentalmente orientado a la música rioplatense, con discos y espectáculos de calidad para grandes y chicos.


En el ´93, estrenaron el primero de ellos, Se me lengua la traba, por el que recibieron mención especial en el II Festival Internacional de Títeres “Con ojos de niño”. En el año ´99 fueron nominados a los premios de la Asociación de Cronistas del Espectáculo (ACE) por su segundo espectáculo, Chumban los parches; y en el 2001 presentaron Me Río de la Plata. El aniversario número 10 lo festejaron, en el 2003, con Caracachumba está de diez; en el 2005 fue el turno del espectáculo Faltaba más, y por el disco del mismo nombre fueron nominados para los Premios Gardel. La formación actual del grupo, 15 años después de los primeros trabalenguas, es: Florencia Steindhart, Marina Sauber, Silvio Cattaneo, Javier Estrin, Pablo Moral y Violeta Naon (clown).

Más info en: www.caracachumba.com.ar

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados