Agenda


Hoy, Lunes 30 de Noviembre

ver día completo

Separador

01-08-2013 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

Una voz para la poesía

Cantante, compositora y docente, Mariana Baggio contagia música. Discípula de Pepa Vivanco, trabaja (lúdicamente) en talleres de iniciación musical; lidera el proyecto "Barcos y Mariposas", que este año presenta DVD en vivo y nuevo disco; y participa como invitada en proyectos musicales innovadores donde la belleza se viste de canción.

Comentar

Por Marisa Rojas


Canciones tradicionales de Argentina, Brasil, Perú, Venezuela, Puerto Rico, Panamá, Guatemala, México y España forman parte del repertorio del libro-disco La Tarara, editado por Capital Intelectual en la Colección Aerolitos que dirige María Emilia López. Con ilustraciones de Leo Arias el libro, el disco –grabado en Discos Artesanales de El Bolsón- tiene música de Mariana Baggio y Martín Telechanski. Como el que integra el libro-disco Luna con duendes, editado en la misma colección, ilustrado por Sebastián Dufour y compuesto por “canciones, arrullos y susurros para la hora de dormir” que también provienen de diversas partes, y culturas, del mundo. Aunque, a diferencia del primero, en esta nueva aventura musical Mariana y Martín comparten melodías y sonidos con los musiqueros Teresa Usandivaras y Pablo Spiller.

“No son proyectos nacidos en el corazón de Barcos y Mariposas, no son propios, pero yo los siento como si lo fueran. No participé, por ejemplo, en la idea de la gráfica, pero son canciones muy cercanas. En el caso de La Tarara, son las de mi propia infancia, las que me cantaba mi papá. Canciones de antaño que está bueno sigan circulando, por eso también estuvo bueno poder arreglarlas con Martín para que pudieran seguir siendo escuchadas y cantadas y no se perdieran. Realmente le agradezco mucho a María Emilia que me convocara”, cuenta Mariana Baggio a propósito de los trabajos realizados para Capital Intelectual.

¿Hay canciones que pertenezcan a una época y luego no puedan cantarse, acaso por cómo suenan pero también por aquello de lo que hablan?

Eso es algo que quizás estaría bueno conversar con algún especialista. A mí me pasa con muchas canciones tradicionales, como la que dice “los tres tambores / han vuelto de la guerra”, que si hoy pienso en la letra me pregunto: ¿qué estaba cantando cuando cantaba eso? Lo mismo me pasa con algunos cuentos. Hay temas, formas de abordar ciertos temas, con los que como educadora, y como madre, no adhiero, pero también es cierto que son expresiones culturales que están en nuestras infancias… De todo eso yo rescaté, en el caso de La Tarara, aquello con lo que sentía adhesión, nada que me chocara.

El último trabajo que hicieron para la Colección Aerolitos, Luna con duendes, incluye canciones de cuna tradicionales de Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, México, España, el País Vasco, Rusia y hasta África; hay canciones de las culturas mapuche y azteca, del pueblo Rrom (gitano), en lengua quechua y en idish, pero también canciones nuevas y hasta una poesía de Federico García Lorca. Un abanico tan bello como ecléctico, ciertamente… Entonces, ¿qué es lo que define a una canción de cuna y cómo se armó el repertorio de este libro-disco?

¿Que uno ponga esa canción y que el niño así duerma? ¿Que una mamá o que un papá pueda cantarla para que su hijo duerma? ¿La verdad?... No lo sé. Nos lo preguntamos bastante, y lo que finalmente encontramos, a partir sobre todo del material que aportó Tere (Teresa Usandivaras, de Los Musiqueros), es que más allá de las diferencias de cada cultura, de cómo duermen las distintas culturas, en todas siempre está presente algo de la contención: hay madres, padres, niños, y en todas hay mucho amor, hay abrazos, hay caricias, porque son todas canciones para nenes muy chiquitos. Mi abuela Esther, que es la bisabuela de mis hijos, grabó un versito en idish que ella me decía a mí cuando yo era chiquita y que luego también le dijo a mis hijos. También está Pablo Spiller (otro integrante de Los Musiqueros), mi cuñado, cantando una canción para su hijo Pedrito, una canción que es un chachachá porque la mamá de Pedro es cubana. Y grabamos una canción que una ex alumna, Dina Bruno, compuso en su momento para su hermanito recién nacido, Ciro. Es un disco hecho con mucho amor y donde hay mucho de relatos generacionales y muchas voces: hay mamás, claro, pero también papás, abuelas, hermanos... ¡Además de ser un disco un poco Barcos.. y un poco Musiqueros! Fue un trabajo difícil, con María Emilia y con Tere –que como antropóloga además de música aportó canciones bellísimas de las más variadas culturas- nos costó mucho la selección y el armado del repertorio, porque no queríamos caer en nada trillado; nos costó encontrar el equilibrio justo, encontrar qué era lo que teníamos ganas de aportar a ese mundo de las canciones de cuna. Finalmente, creo que todos estamos muy contentos con lo que logramos.

¿Y en qué está, en tanto, el proyecto propio, Barcos y Mariposas?

En mayo hicimos una presentación casi exclusiva en La Trastienda, donde compartimos escenario con la compañía Sombras de arena. Pero además estamos abocados a la edición final de nuestro primer DVD y a la producción del disco número 4.

¿Qué es lo que vamos a encontrarnos en el DVD?

La imagen principal es de uno de los shows que hicimos en el ND Ateneo en la temporada 2012, pero también hay imágenes de otras presentaciones, como la que en ese mismo año hicimos en El Picadero, donde también compartimos el show con la gente de Sombras…, Alejandro Bustos y Natalia Goio. Va a ser un poco la síntesis de lo que hemos estado haciendo todos estos años antes de lanzar el Barcos y Mariposas 4. Nos pareció bueno tener un registro en vivo de todo lo que hemos hecho hasta aquí porque el vivo siempre es muy diferente al disco, las orquestaciones son otras: en los discos de repente hay un chelo pero en el vivo hay batería, bajo, guitarra, voces, cachivaches varios… Y nos pareció bueno que eso quedara registrado. ¡Ya es más de una década de trabajo, el primer disco lo sacamos a comienzos de la década del 2000! Mi primera hija, Lucía, aún no había nacido y hoy tiene 9 años; de hecho, en Barcos y Mariposas 2 yo puse que ella se movió por primera vez en mi panza cuando estábamos grabando la canción del tren… Y ahora, además de también tener a Manuel, ya vamos por el disco 4. Esta es una época muy productiva… estamos en cocción.

¿Cómo es, y cómo ha sido, el trabajo para producir un Barcos… 4

Tenemos ya todas las canciones compuestas, las compuse yo, y ahora estamos trabajando en los arreglos. En breve comenzaremos a grabar. Cada disco nos lleva mucho, mucho tiempo, porque hay toda una parte de investigación previa que es muy importante, probamos muchas cosas, vamos, venimos, de repente grabamos algo que luego descartamos. Nos damos todos los gustos hasta que el disco queda como queremos y recién ahí lo anunciamos. Nadie nos apura para sacarlo así que siempre lo sacamos cuando está como nosotros queremos.

¿Por dónde fue esta vez la búsqueda al momento de componer? Después de cuatro discos, ¿es más sencillo o más complejo?

Hay un punto donde no me puedo escapar mucho de mí misma. De alguna manera, Barcos… es un poco como una saga. Entonces, en este nuevo capítulo la idea es continuar algunas cosas pero proponer también otras distintas. Por ejemplo, así como en el 1 dedicamos una canción a la letra A, en el 2 a la E y en el 3 a la I, ahora en el 4 le tocó a la O, la canción se llama “Yo no toco los Orozco, yo toco otro". Lo de las vocales es anterior al tema de León Gieco, pero ese tema está tan instalado que, bueno, lo sumamos en el título de la canción pero hacemos otra cosa, para continuar con algo que es muy propio de nuestros discos. En cada disco hay distintas líneas, esa de las vocales es una; luego está la línea de los piratas, exploradores, brujos y hechiceros, la que le habla a los varones de 3, 4, 5 años, en esa línea ahora hay una canción sobre naves espaciales; luego está la temática más de nenas, más mimosa, la de las canciones de la bailarina, de la nena y su papá, en esa línea en el nuevo disco hay también una canción; y lo mismo pasa en la línea más ‘loquita' musicalmente, la de canciones como “El trompo que gira y gira", “Tres títeres", “El canguro", canciones que desde un punto de análisis musical son rarísimas. Son como bloques temáticos que están muy presentes en mí cuando me siento a componer. Por ahí al principio me salían así de casualidad, ahora ya no, ahora son parte del trabajo.

¿Qué es, además del espíritu de saga, y la búsqueda permanente por ritmos de excelencia, lo que se mantiene?

Lo que no cambia es que siempre todas las canciones tienen mucho que ver con mi cotidianeidad, yo estoy todos los días con muchos chicos; aparte de mis hijos, estoy con muchos alumnos con los que juego, de los que recibo, a los que doy, y con los que se prueba todo el tiempo. Muchas veces las temáticas de las canciones salen de ahí. Y por supuesto también está la influencia, temática y rítmica, de lo que con Martín (Telechanski, productor de los discos) y con Gabriel (Spiller, compañero de Mariana y también integrante de Barcos…) vamos escuchando todo el tiempo en nuestras vidas y en nuestras búsquedas artísticas. Nos pasa incluso de incorporar influencias que nunca antes hubiéramos pensado. Entre el disco 1 y el 3, y ahora para el 4, hay toda una vuelta de tuerca y un enriquecimiento que surge de aquello con lo que nos vamos cruzando: otros proyectos, otros compañeros. Y también está lo que sucede en el mercado, donde por suerte cada vez más, aunque cuesta, siempre cuesta, se va encontrando cierta diversidad en lo que es la música para chicos muy interesante. Lo mismo pasa entre los papás y los propios chicos, hay otros sonidos. Yo empecé muy joven, hace veinte años que trabajo, y en ese momento la música estaba muy ligada al aprendizaje formal, al de conservatorio… No porque yo diera clases así, pero un poco lo que querían / pedían / esperaban los papás era eso. En un punto, como discípula de Pepa Vivanco, la verdad es que yo siempre trabajé en otra línea… Y creo que tuve mucha suerte. Como el montón de gente joven que hoy sale formada de la escuela de Música de Avellaneda, donde trabaja Pepa, gente que va sembrando semillitas hermosas por ahí… Yo creo que la música aporta felicidad y crecimiento, no solo musical, y siempre trabajé en ese sentido. La idea es musicalizar el día a día, que la música sea parte de la vida.



PLANETA BAGGIO 

Mariana Baggio es cantante, compositora y docente; se formó en el Collegium Musicum y estudió en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Flautista especializada en jazz, da clases de iniciación musical –en talleres para chicos desde los 4 años de edad-; y lidera el proyecto Barcos y Mariposas con el que editó 3 discos y está en proceso de lanzar un 4to, además de un DVD en vivo. Mariana nació en Argentina, vivió en Inglaterra y viajó por muchos países de Latinoamérica y el Caribe. Siempre, con la música a cuestas: “Yo hice música desde siempre, porque siempre escuché música. De niña escuchaba Ruidos y ruiditos y a los Pro Música de Rosario, pero también lo que escuchaban mis padres. Mis papás siempre me cantaron mucho, lo mismo mi abuela... y eso me marcó un montón. En Inglaterra conocí la flauta dulce. En Buenos Aires adoraba ir al Collegium. Y cuando me recibí en la Escuela de Avellaneda empecé a viajar con mi compañero, Gabriel Spiller, y nos trajimos muchos discos de todos los viajes”, cuenta la mamá de Lucía y de Manuel. A los 18 años, Mariana fue la voz en vivo de Ruidos y ruiditos, un trabajo que sería crucial para la artista porque le significaría pasar de ser oyente a creadora de música para niños. Así, en el año 2000 editó su primer disco, Barcos y mariposas, al que en 2004 y en 2009 seguirían Barcos y mariposas 2 y Barcos y Mariposas 3, respectivamente. Participó en el disco de canciones de cuna Dulce de noche, producido por Verónica Goldszmidt y Martín Telechanski; y en los libros-discos La Tarara y Luna con duendes, de la colección Aerolitos de Capital Intelectual. Para docentes y padres interesados en la iniciación musical escribió el libro Un trompo que gira, gira, gira… La música y los niños

 

Más info: www.barcosymariposas.com.ar

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2010-11-15 | Música

Un Grammy Latino para Pescetti

2011-06-02 | Música

Festival Internacional Suzuki

2012-07-18 | Música

Mozart para chicos

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados