Agenda


Hoy, Martes 01 de Diciembre

ver día completo

Separador

01-03-2009 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

Sonrisas musicales

Al Tun Tun celebra su primera década de historia. Diez años en los que con musiquitas de colores han llamado a chicos, chicas y grandes, para que abran la sonrisa. Al son de todos los ritmos, Débora Azar, Fernanda Massa, Cristina Coccoli y Martín Maro, han recorrido un camino… altuntuneando.

Comentar

por Marisa Rojas

 

Para comenzar, una primera pregunta acerca de esa declaración que se lee en la página web de Al Tun Tun y que, entendemos, guía el camino que recorren ¿Qué significa hacer “canciones para chicos a lo grande”?


Débora Azar: La verdad es que cuando uno hace música para chicos, lo mismo que cuando se hace literatura para niños, hay un poco de prejuicio. Pero lo que hacemos nosotros no es algo menor, no es un proyecto mínimo, es a lo grande. Esto quiere decir que trabajamos haciendo música para niños como los adultos grandes que somos, con todo nuestro conocimiento, con toda nuestra experiencia. Darles lo mejor que tenemos es nuestro compromiso. Eso significa, trabajar “a lo grande”.

Débora habla con la confianza y la humildad de quien se reconoce sincera en sus palabras, y en sus hechos. Claro que habla y se sonroja, y entonces calla. A su lado, Fernanda repondrá todas las palabras para contarnos más, mucho más. Y Cristina, sonrisa amplia y bien dispuesta, las escuchará té de por medio. El té resultó sólo una cuestión de chicas, ya que Martín, el único varón del grupo, no fue parte del encuentro. Pero en la tarde de un lunes, promediando el verano porteño, también su replicar de tambores estuvo presente. Porque acaso como en las canciones de los discos, la charla con Al Tun Tun fue a pura sonrisa.

Este año Al Tun Tun cumple diez años. ¿Qué recuerdos tienen de aquellos primeros tiempos?


Fernanda Massa: Uhh… En el 2001 editamos nuestro primer disco, pero ya en el año ‘99 estábamos trabajando. De aquella formación quedamos Débora, que es la fundadora del grupo, y yo. En el ‘99 estuvimos en un teatrito muy muy chiquitito que ya no existe, se le cayó el techo creo. En realidad era una casa muy vieja con una sala muy pequeña, entraban unas cuarenta personas, era una cosa muy íntima, iban a vernos amigos, alumnos… Por supuesto, no teníamos prensa ni promoción, era todo de boca en boca. Pero era muy lindo. A los dos años grabamos nuestro primer disco. Y al año siguiente, en el 2002, entramos al Momusi (Movimiento de Música para Niños). Después se incorporó Cristina y más tarde sumamos en la percusión la figura masculina que hasta entonces no había. Nuestro percusionista actual es Martín Maro.

¿Qué momentos desde entonces son los que recuerdan más especialmente?


Fernanda: Mmm… muchos. En lo personal, las grabaciones de los discos fueron experiencias buenísimas. ¡Y también los viajes que hicimos! Viajamos mucho por el país, estuvimos en México. Creo que el hacer música y poder tener una continuidad sobre el escenario es llevar a cabo un sueño importante, pero si además viajás y te conocen en otros lugares tan distintos y tan lejanos al lugar donde vivís… Fue una experiencia hermosa ir a México y estar con doscientas personas, chicos y maestras cantando “La ballena Magdalena”, y volver al año siguiente y que todos conozcan las canciones nuevas y que bailen “En mi casa tengo un pato” como si la estuvieras cantando acá.

¿Tocar en espacios geográficamente tan distintos como los teatros de la Ciudad de Buenos Aires, las plazas del interior del país y las escuelas de la Ciudad de México, señala también una diferencia en la relación con el público?


Fernanda: Sí, porque aún cuando siempre son niños, son diferentes en cada sitio. El niño del interior del país por ejemplo, es niño en un tiempo mucho más prolongado que el de la gran ciudad. Los chicos de las provincias tienen como otra ingenuidad en algún punto. Además, la posibilidad de asistir a cierto tipo de espectáculos no es igual si vivís en la Quebrada de Humahuaca o en Santa Cruz, que si vivís en Buenos Aires donde algunas cosas son mucho más cotidianas. Por eso, en el interior siempre te esperan con tantas ganas y tantos halagos…


Cristina Coccoli: En general, en esos casos, pesa mucho cómo el maestro divulga la actividad. La autoridad de los maestros en el interior todavía es muy respetada. Y lo mismo se ve en México. Son lugares donde la recomendación del maestro genera mucha expectativa.

¿Qué ha significado para Al Tun Tun en su crecimiento ser parte del Momusi?


Fernanda: El Momusi es definitivamente un espacio muy interesante. Es un lugar donde hay música para todos. Es un espacio donde siempre uno se siente bienvenido, además de contar con sedes como el Centro Cultural San Martín donde hay buen sonido y te brindan todo lo necesario para hacer un buen espectáculo. Y es un gran prestigio. Antes que miembros nosotras fuimos público, fuimos mamás que llevamos a nuestros niños a ver a Los Musiqueros, a Caracachumba, y siempre disfrutamos las propuestas. Porque hay una calidad que sabés que siempre va a estar.

Recién Fernanda nombró a dos grupos fundamentales en la historia de la música infantil de las últimas décadas, ¿cuáles son sus referentes para la composición y la puesta en escena?


Débora: Básicamente, yo no tengo un modelo al momento de componer los temas. Y creo que esto tiene que ver con la variedad de ritmos por los que transita Al Tun Tun. Por supuesto hay grupos que nos gustan, que admiramos, que escuchamos, pero no como modelos a seguir. De repente, si vos decís “voy a componer folklore”, bueno, trabajás seguramente en la línea de algunas figuras, de esos modelos que para vos son buen folklore. Pero la base de nuestra propuesta es la variedad, la riqueza de ritmos, el poder mostrar diferentes cosas, y eso creo que hace que uno como compositor y como artista en general abra la cabeza a escuchar muchas cosas, muy variadas, muy distintas la una de la otra, sean música específicamente para chicos o no.

¿Y cuándo sentís que una canción está lista para ser cantada? ¿Cuál es el punto de la composición?


Cristina: En general ella baja la letra y la música toda junta y te la muestra y vos te quedás ahí asombradísimo frente a ella y no podés dejar de decir “¡mirá vos lo que metió ahí!”.


Fernanda: Débora siempre te sorprende porque por ahí hay una escala que jamás hubieras usado o un acorde al lado de otro que jamás se te hubiera ocurrido pero a ella sí, y queda divino y se canta fácil…

Risas muchas de fondo, llegan las sonrojadas palabras de Débora. “La verdad es que la mayoría de los temas los hago y después no los puedo cantar, eso es así. Sucede que lo que yo me planteo al escribir las canciones es que haya variedad, sea en el conjunto de un disco o para la puesta en escena de un espectáculo, para la composición de un concierto. Es cierto que ahora que se baja música de Internet la cuestión del disco como unidad, como producción integral se perdió pero, de todos modos, la idea es que siempre haya un tema que sea para escuchar, un tema que sea muy fácil de cantar, otro que sea para moverse, uno bien apto para bailar. Nuestro objetivo es que lo que ofrecemos a los niños sea siempre una propuesta integral bien variada. Ese es el camino por el que van las composiciones. Que pueda haber diferentes momentos tanto en el disco como en el espectáculo”

Y en el final del encuentro, una pregunta sobre los orígenes: ¿por qué el nombre? ¿Por qué Al Tun Tun?


Fernanda: Al Tun Tun un poco salió porque nos gustaba la musicalidad del nombre. Es un nombre con musicalidad propia. Además, al poco tiempo de empezar a usarlo nos fuimos dando cuenta que era algo que hasta los nenes más chiquitos podían decir fácilmente, algo de lo cual se apropiaban y sentían que les pertenecía muy rápidamente. Y remite a un juego entre “hacer las cosas a lo grande” y “hacerlas al tun tun”, que no por adultos vamos a dejar de jugar, sino todo lo contrario.


Cristina: Porque hay algo que caracteriza al grupo y es la adrenalina en la que nos subimos siempre, en todas las presentaciones, donde sea. Y así es como todo el tiempo estamos buscando ir un poco más allá. Para eso también nos dejamos llevar, para ir, incluso, más allá de lo que buscamos, por eso también andamos al tun tun.


Música para mirar


En el mes de marzo, el mes de los comienzos y también el de los regresos y reencuentros, Al Tun Tun se presenta En concierto en el Centro Cultural de la Cooperación.


¿El motivo? Un repaso por los diez años de historia del grupo, por los hits de sus dos primeros discos y la presentación de unas muy especiales novedades.


En palabras de Fernanda Massa: “La idea que nos llevó a armar este concierto fue reunir las canciones de Abran la sonrisa con las de Musiquitas de colores” porque el público que tenemos crece rápidamente y por ahí los que hace dos o tres años vieron el segundo espectáculo no conocieron el primero. Este espectáculo es una posibilidad de mixturar los dos discos. Además de regalarles una perlita nueva a los desprevenidos”.
Como en las anteriores presentaciones de Al Tun Tun, también en esta habrá un fuerte lazo entre las canciones y la puesta en escena, entre los sonidos y los colores, entre el escuchar y el observar. Aunque esta vez esa unidad entre las melodías y las ilustraciones que sus ritmos forman será, aún, más especial.


Así, nos lo contó Débora Azar: “Al Tun Tun siempre se caracterizó por ser música e imagen. Y en este espectáculo, lo será más. Sumamos toda una parte audiovisual con video muy linda, algo que hace rato queríamos hacer. Cuando editamos el segundo disco trabajamos con el Foro de Ilustradores. Cada uno nos regaló una ilustración preciosa y siempre sentimos que ese era un material para aprovecharlo en el espectáculo también. Era una asignatura pendiente llevarlos a escena y eso es lo que vamos a hacer”.


Consultadas acerca de esta incursión en las nuevas tecnologías, las altuntun contaron que “más que una cuestión de llevar a escena una propuesta sorprendente tecnológicamente lo que motivó el marco estético de este nuevo espectáculo fue una experiencia bien personal. Meses atrás fuimos las tres juntas a ver el recital de Lila Downs en el Gran Rex y salimos pensando en qué bueno sería hacer algo así para los chicos, ya que además de excelente música, buenos músicos y buenos arreglos, había una puesta visual interesante. Nos pasó de salir de ese recital y tener la sensación de que había sido una fiesta. Entonces dijimos, el próximo de Al Tun Tun vamos a hacerlo así”.


Al Tun Tun en Concierto. Centro Cultural de la Cooperación. Sala Solidaridad.
Av. Corrientes 1543. 5077-8077. Dom. 17:30 hs. $ 22 (menores de 2 años, sin cargo).

 

 

Planeta Al Tun Tun

Débora Azar, Fernanda Massa, Cristina Coccoli y Matías Maro son Al Tun Tun, juntos hacen “canciones para chicos a lo grande”. Débora, la fundadora del grupo, es la responsable de las músicas y las letras, le pone su voz a las canciones y toca los teclados. Fernanda, miembro también de la formación original, toca los teclados y la flauta traversa y hace coros. Cristina -que se unió a la propuesta por invitación de Fernanda, a quien conoció compartiendo como espectadoras los conciertos de otros grupos de música para chicos- toca la guitarra, el violín y hace voces. Martín, el más nuevo de los altuntunes (se incorporó en el 2006 para la presentación del segundo disco del grupo), pone toda su energía en la percusión y también canta.


Al Tun Tun dio sus primeros pasos en el ‘99, y desde el 2002 integra el Momusi (Movimiento de música para niños). Con dos discos editados –Musiquitas de colores (2001) y Abran la sonrisa (2006), ambos con el sello Gobi Music-, hicieron temporada en teatros de la Ciudad de Buenos Aires y se presentaron en teatros del interior del país, desde la patagónica provincia de Santa Cruz hasta la norteña Quebrada de Humahuaca en la provincia de Jujuy, y también en diferentes ciudades de México.

Más info: www.grupoaltuntun.com.ar

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados