Agenda


Hoy, Miércoles 08 de Abril

ver día completo

Separador

01-10-2010 |

Escapadas - Paseos en familia

Península Valdés: más allá de las ballenas

Pingüinos, toninas, té galés y ¡hasta dinosaurios! Un paseo en familia por las tierras -y costas- del Chubut.

Comentar

“¿Vas a ver a las ballenas? ¡Qué emoción!”, me decían la tía, la seño, la abuela… La verdad es que nunca imaginé lo que iba a ver hasta que estuve allí. Primero nos ponen unos salvavidas naranjas (un poco incómodos pero bué…, es parte de la aventura). Después la lancha lentamente se va internando en el Golfo Nuevo, los ojos se abren bien grandes buscando en el horizonte azul una señal que nos indique que ahí están. Y entonces inesperadamente… PSHHHH!! El guía nos explica que expulsan el aire a través del espiráculo… (¡qué palabra difícil!). Y luego la ballena levanta una aleta, y luego se pone de panza, y al acercarnos más nos damos cuenta que a un lado estaba su cría, una ternurita de… ¡5 toneladas!”

Pero la navegación desde Puerto Pirámides en la Península Valdés no es la única oportunidad de ver de cerca a las ballenas, y la costa de Chubut tiene muchas más cosas para sorprender a grandes y chicos. A tan sólo 17 km. de Puerto Madryn, hermosa ciudad que oficia de base para realizar todos los paseos, en la playa de El Doradillo se vive la experiencia única de avistar las ballenas francas desde la costa, sin ningún contacto forzado con el hombre.

 

Otro día entero hay que dedicarlo a la excursión a Punta Tombo, donde se encuentra la colonia más importante del mundo de pingüinos de Magallanes. ¡Imagínense caminando entre más de medio millón de pingüinos! Por su pequeña estatura y simpáticos movimientos, los niños inmediatamente los convierten en sus predilectos.


Posteriormente se llega a la localidad de Gaiman, para disfrutar del té galés y una gran variedad de tortas y dulces caseros. Y para los chicos, un rico chocolate.


Una sorpresa más espera en la ciudad de Trelew: la visita al Museo Paleontológico Egidio Feruglio, considerado el más importante de Sudamérica por su muestra de Paleontología Patagónica, resulta inolvidable para los chicos, fans de los “dinos”. Además, en fechas especiales anunciadas con anticipación, los niños de 7 a 12 años pueden participar de "Exploradores en pijamas", una aventura diferente que les permitirá dormir con los dinosaurios, conocer la vida prehistórica de la Patagonia, explorar el museo a la luz de las linternas, fabricar sus propias réplicas fósiles y muchísimo más.


De vuelta en Puerto Madryn, un paseo imperdible es el Ecocentro, un museo interpretativo y participativo en el que puede vivirse la sensación de estar en el interior mismo de una ballena y sentir los sonidos que allí se producen.


Los lobos marinos también tienen sus fans. Y en Punta Loma se encuentra la primera Reserva de Fauna Marina de toda la costa Patagónica, que alberga a colonias de lobos marinos conviviendo con otras de cormoranes roqueros, que hacen sus nidos en los acantilados sobre el mar. Desde un balcón panorámico se pueden observar los movimientos y conductas de los lobos marinos o caminar por senderos de auto interpretación de la flora autóctona de la estepa y disfrutar de los contrastes y los silencios de la Patagonia.


Pero el secreto mejor guardado es la navegación a mar abierto para observar el show excepcional de las toninas overas, saliendo del Puerto de Rawson, luego de un almuerzo de pescados y mariscos en el muelle pesquero. Estos delfines saltan como si estuvieran jugando con las embarcaciones, provocando risas y diversión a los más pequeños ya que aparecen y desaparecen a gran velocidad.


La inmensidad del paisaje es infinita, todo un mar abierto a la imaginación.

 

Lic. Marisa Godoy

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados