Agenda


Hoy, Lunes 30 de Noviembre

ver día completo

Separador

01-12-2007 |

Crianza - Madres y Padres

Fuente de vida

Amamantar es una actividad natural que, sin embargo, está cargada de dudas, de mitos y de incertidumbres. En Buenos Aires, la Fundación Lactancia y Maternidad (Fundalam), trabaja para que toda mujer encuentre apoyo y soluciones a las inquietudes que se presentan desde el momento en que se convierte en madre.

Comentar

Por Fernanda Martell

 

Cuando Marta Maglio de Martín regresó a Argentina, hace casi 30 años, luego de vivir en Europa, notó que el tema de la lactancia materna estaba completamente descuidado. Nadie parecía prestar atención a las dudas, a los problemas, a las incertidumbres de las mamás que atravesaban ese momento tan importante: el de amamantar a sus bebés.


Cuando a Marta le tocó el turno de tener a uno de sus hijos, notó que no existían especialistas que asistieran a las mamás en cuestiones relacionadas al dar de mamar y a los primeros cuidados del bebé.


Desde entonces, Marta trabajó incansablemente para cubrir ese espacio. Primero creó la filial local de la Liga de la Leche Internacional y luego, con el fin de ampliar los objetivos de esta primera institución, dio vida a la Fundación Lactancia y Maternidad (Fundalam). Marta siempre tuvo a su favor la experiencia. Experiencia como terapeuta familiar, con 25 años de observación clínica de la lactancia materna, y experiencia, también, como madre de seis hijos.


Actualmente, Marta continúa al frente de Fundalam. Ya pasaron 18 años de su fundación y quien hoy nos cuenta la historia es Paz Martín, una de las hijas de Marta, quien secunda a su madre en este esfuerzo de preservar y mejorar al que consideran el más sagrado de los vínculos: el de una mamá y su bebé.

Preguntas con respuesta


El objetivo de Fundalam es promover la lactancia materna y la crianza en salud, asistiendo a las familias e informando a la comunidad. La sede de la fundación está ubicada en el barrio porteño de Nuñez, de cara a la General Paz. Es un espacio cálido y luminoso, al que acuden las mamás que tienen dudas acerca de la crianza o el amamantamiento de sus bebés.


¿Cada cuánto tengo que dar de mamar a mi bebé? ¿Tengo suficiente leche para alimentarlo? ¿Cómo mantengo la lactancia cuando me reincorporo al trabajo? ¿En qué momento y cómo tengo que dejar de amamantar? Son algunas de las muchísimas dudas con las que llegan las mamás a Fundalam.


“La lactancia es algo natural. Pero eso no quiere decir que una mamá, sea primeriza o no (porque todos los bebés son diferentes), tenga dudas e inconvenientes a la hora de dar de mamar,” señala Paz Martín, encargada de Relaciones Institucionales de Fundalam. “Y en general, los inconvenientes relacionados a la lactancia son muy sencillos de resolver, y la mamá no necesita por eso abandonarla, cuando es algo fundamental”.


Porque la lactancia, sostienen en Fundalam, es un vínculo esencial que se establece entre una mamá y su bebé, irreemplazable. “La importancia de la lactancia no está sólo en el desarrollo físico del bebé. El dar de mamar hace que la mamá establezca con su bebé un vínculo que es único y que favorece su desarrollo emocional, su autoestima, su forma de vincularse con los demás. Por eso es importantísimo sostener la lactancia, prolongarla lo más que se pueda,” afirma Paz.


A través de su trabajo, en Fundalam aspiran a generar cambios en toda la sociedad. “Para futuras generaciones más sanas, niños más sanos”, sentencian. Y para lograrlo, tiene que haber un buen vínculo mamá-bebé.


Las consultas son espontáneas. Pueden realizarse de manera personal, telefónica o vía e-mail. También se organizan charlas y grupos de apoyo para mamás que atraviesan distintas etapas, con temáticas vinculadas al embarazo, a la crianza, al destete, a los embarazos múltiples y a niños con capacidades especiales.

Puericultoras profesionales


Han pasado muchos años desde que Marta se decidió a dar el primer paso. Hace 30 años, no se creía en la necesidad y en la importancia de ayudar, de contener, de asistir a la mamá. No había profesionales especializados en temas de lactancia y, muchas veces, ante cualquier inconveniente que surgiera, por falta de conocimiento y de recursos, el amamantamiento se interrumpía.


“Ante la primera dificultad que aparecía, la lactancia se abandonaba. Por desconocimiento, y por tratar de ofrecer, con las herramientas que había, una solución rápida, aunque los beneficios que esa mamá y ese bebé perdieran fueran realmente de mucha importancia”, asegura Paz.
Por eso, otra de las tareas esenciales para Fundalam, además de asesorar a las mamás, es formar profesionales con conocimientos de lactancia y crianza. A través de cursos intensivos y, fundamentalmente, de la Tecnicatura Universitaria en Puericultura y Crianza, carrera creada por Fundalam con el apoyo de la Universidad Nacional de San Martín. Ya son seis las camadas de puericultoras que egresaron de Fundalam y que prestan sus servicios en jardines maternales, sanatorios, maternidades y consultorios pediátricos.

Efecto multiplicador en los barrios


Como hay muchas mamás que encuentran dificultades para trasladarse hasta la sede de la fundación, los miembros de Fundalam van a hospitales, unidades sanitarias y centros comunitarios de aquellos barrios de bajos recursos y con alto porcentaje de embarazos en su población. El objetivo es formar a los profesionales y voluntarios que trabajan allí. “No estar en todos lados, sino dejar profesionales formados en la zona, que puedan dar asistencia a las mamás que lo necesitan”.


De esta manera, logran un efecto multiplicador. Los valores y los conocimientos que transmiten sobre la lactancia materna y la crianza comienzan a expandirse en los centros comunitarios, las unidades sanitarias y los hospitales de lugares como Escobar, San Miguel, La Matanza, Laferrere, San Justo, Morón, Maquinista Savio, Tigre y Avellaneda.


“Otro de los objetivos que está involucrado en la prevención primaria de la salud es evitar la desnutrición infantil y la violencia familiar”, señala Paz. “Sabemos que una mamá que da el pecho a su bebé, lo nutre física y emocionalmente. Establece un vínculo mucho mejor y además le aporta, a través de la leche, defensas inmunológicas que evitan enfermedades infecto-contagiosas en la primera etapa de vida, disminuyendo así la mortalidad infantil”.


Fundalam llega, entonces, a las mamás de los barrios a través de la formación de sus médicos, enfermeras, obstetras, asistentes sociales y docentes, vinculando salud y educación. “Creemos que la única forma de trabajar en prevención de la salud es en equipo. Se trata de una cadena en la que cada eslabón tiene que estar informado y orientado hacia el mismo lado, para aunar esfuerzos, y que esos esfuerzos den resultados que sean representativos”.

Un panorama diferente


Desde que Marta Maglio de Martín comenzó con su trabajo de promoción de la lactancia materna hasta hoy, muchas cosas han cambiado. Paz observa que “con la modernidad, así como trae un montón de beneficios, se fueron perdiendo cosas que eran naturales, como la lactancia. Tanto intervencionismo interrumpió lo que se daba de manera tan natural. Pero ahora tanto los profesionales como las mamás están mucho más informados, más interiorizados, y hay una clara tendencia a volver a respetar el vínculo mamá-bebé, a dejar de lado ese intervencionismo, a fomentar la lactancia. Todo el mundo sabe ahora que la lactancia materna es lo mejor para un bebé”.


Fundalam ha contribuido a este proceso. ¿Cómo? “Con un granito de arena”, reflexionan, con modestia. Con el trabajo incesante para que cada vez más mujeres tengan la posibilidad de dar de mamar a sus bebés. Para que se vuelva a revalorizar el papel de la mamá en la crianza. Para que la mamá reciba todo el apoyo, profesional y afectivo. Para que la lactancia sea un tema que concierna a padres, abuelas, a toda la familia. Para que cada vez haya más espacios donde una mamá pueda dar de mamar tranquila. Para que en las empresas se creen lactarios, en los que las mamás puedan extraerse leche y asegurar el alimento de sus bebés mientras trabaja.


En Fundalam saben que queda mucho trabajo por delante. “Lo que compartimos todos los que integramos la fundación es el interés por promover la salud emocional y física de las futuras generaciones, que sean más saludables, por una sociedad mejor. Y también compartimos la certeza de que la maternidad es algo sagrado” asegura Paz. Y trabajan con la convicción de que ese “granito de arena” que aportan facilita que una mamá y su bebé tengan una vida mejor, y un futuro feliz.


Nada más. Ni nada menos.

 


Un rol activo


Si bien el trabajo de Fundalam se focaliza sobre el vínculo mamá-bebé, no dejan de tener en cuenta la importancia de la participación del padre y del resto de la familia en el momento de la lactancia. Porque todo apoyo a la mamá que da de mamar es fundamental.


En Fundalam organizan charlas los días sábados para que los papás puedan asistir. Aseguran que la participación es muy buena. “También vemos que muchas veces son ellos los que acercan a la mamá a la fundación. Cuando ven que la mamá no puede más, que no sabe cómo resolver un inconveniente, vienen a consultar. Están muy interesados en saber, se interiorizan de los beneficios y se sienten muy comprometidos a apoyar a la mamá para que sostenga la lactancia,” cuenta Paz Martín.


Además, sostienen, los papás generalmente se acuerdan de cosas que la mamá no registró y hacen de ayuda memoria sobre lo conversado en las charlas. “El rol del papá”, aseguran, “es muy activo y nos parece fundamental que así sea”.

 

Fundalam. Av. General Paz 898 (y Cuba). Tel.: 4701-0077 / 7444. E-mail: fundalam@fibertel.com.ar

Horario de atención: lu. a vie. de 9 a 17 hs. Sáb. de 10 a 16 hs. Las consultas son gratuitas.

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados