Agenda


Hoy, Lunes 30 de Noviembre

ver día completo

Separador

01-10-2004 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

Con tonada cordobesa

Coqui Dutto y Eduardo Allende son La Chicharra, el primer conjunto de música para chicos que tuvo la provincia de Córdoba. A punto de cumplir 15 años dedicados a la canción infantil, participaron en el 4to. Encuentro Nacional de la Canción para Niños, donde presentaron su último trabajo, "Conciertos Bichos". Planetario aprovechó esa oportunidad para charlar con ellos.

Comentar

Por Ariel Saidón



¿Cómo surgió la idea de formar La Chicharra?

Eduardo Allende: Yo empecé a componer canciones para trabajar con los chicos en un jardín donde daba clases, porque en ese momento no había mucha oferta más allá del repertorio tradicional.

Coqui Dutto: Como docentes veíamos que había mucha diferencia entre la música que los chicos escuchaban en los medios de comunicación y la que se utilizaba como material didáctico, en general canciones cortas con un registro acotado... La única que había roto ese esquema era María Elena Walsh, pero después no había surgido nada parecido. Tomando un poco ese modelo, empezamos a probar un repertorio distinto que tuviera temática infantil pero que musicalmente estuviera más desarrollado. Eduardo había empezado a hacer algunas canciones y nos pusimos a trabajar con eso, a probarlas con los chicos, hasta que tuvimos un primer manojo de temas para grabar un cassette.

Pero luego presentaron una comedia musical...

Coqui: A partir de tener ese resultado, nos pusimos a pensar como venderlo, como difundirlo. Y armamos una comedia musical donde contábamos una historia, a través de todas estas canciones. Con gustito a Choripán, lo grabamos a fines del ‘89 y en el ‘90 estrenamos el espectáculo.

Edu: De ser docentes pasamos a ser artistas. Pero fuimos haciendo un proceso también, ajustes...


Luego de presentar espectáculos de teatro y música hasta el ’93, además de participaciones en un programa de televisión para niños que había en el canal universitario, La Chicharra obtuvo un premio estímulo a la producción de artistas locales de la Municipalidad de Córdoba que les permitió en 1995 editar su primer CD, La Chicharra Cantora. A ese primer disco le siguieron, Caramelitos Surtidos en 1999 (reeditado en 2003 por Gobi Music) y el reciente Conciertos Bichos, todos de producción independiente.


¿Qué es lo que caracteriza a la música de La Chicharra?

Edu: La idea de La Chicharra es hacer música original, compuesta por nosotros o de algún autor amigo, pero no hacemos repertorio tradicional.

Coqui: Sí, porque nuestra intención es renovar el repertorio y no ser intérpretes. Eso no significa que sea siempre así pero en principio es la elección que hemos hecho como grupo.

¿Y cómo podrían definir la sonoridad característica del grupo?

Coqui: Nosotros buscamos variedad de estilos en la propuesta que presentamos, entonces tratamos de abarcar todos los ritmos. Principalmente de rescatar algunas cosas del folklore latinoamericano pero también incluimos estilos modernos como el pop y el rock. Y la instrumentación no es siempre la misma sino que es de acuerdo al género.

Edu: En los discos, si queremos poner cuerdas o un oboe en un tema lo hacemos. Aunque no necesariamente después eso se respete en el show.

Coqui: La idea es que no somos una banda que suena siempre igual, sino que el producto es la canción, acompañada por unos músicos o por otros. Si bien hay ciertos arreglos que se respetan en la puesta en escena, podemos hacer modificaciones.

O sea que primero hacen el disco y después arman el espectáculo...

Coqui: Vamos probando las canciones con los chicos, en el aula y en los recitales. Porque nosotros no armamos un espectáculo unitario, sino que vamos poniendo distintos temas, para lograr los diferentes momentos del recital. Si bien en algunos temas jugamos con la parte teatral, el espectáculo no tiene un argumento ni un discurso teatral de principio al fin.

Edu: Al principio nuestros espectáculos tenían un formato más teatral, pero ya no. Lo que nosotros pensamos es que hay que seguir defendiendo a la canción como unidad. A lo que si le damos bolilla en las presentaciones es al diálogo interno que mostramos entre nosotros, es algo que siempre trabajamos mucho para darle una dinámica al espectáculo.

¿Cuáles son las novedades, las características del disco nuevo?

Coqui: Para este disco hemos rescatado canciones del primer cassette, que nunca tuvieron difusión nacional, pero que sí las veníamos haciendo en el escenario. “La chacarera del Choripán”, por ejemplo. Otra cosa novedosa es que pusimos dos canciones breves, que duran 1 minuto y medio. Y que incluímos un ritmo cordobés que nosotros todavía no habíamos abordado como el cuarteto.

¿Cómo es en Córdoba la relación con el cuarteto, porque acá hay mucho prejuicio con el Cuarteto y la Cumbia?

Coqui: Allá también. Marca una diferencia, hay un prejuicio de que es de un determinado sector social. De cualquier manera hubieron personajes o personalidades como Rodrigo que metieron el cuarteto en el Cerro de Las Rosas, el barrio más ‘cheto’ de Córdoba. Además se ha profesionalizado muchísimo y está interpretado por músicos excelentes.

Edu: Sí, el cuarteto ahora tiene presencia en todos lados. Siempre aparece en las fiestas. Pero se ha perfeccionado con una orquestación similar al merengue dominicano, ese es el modelo. En cambio nosotros hicimos un cuarteto a la vieja usanza...

Varias de las canciones del nuevo disco tienen como protagonista a diferentes animales, ¿fue una elección previa?

Coqui: El disco se llama La Chicharra. Conciertos Bichos, por el juego de palabras. Pero en realidad fue más una casualidad. No nos propusimos hacer un disco de animales, pero vimos que teníamos muchas y nos pareció que esa era una de las características y por eso lo pusimos en el nombre. Además nos parece que es una temática que está muy cerca del mundo de los chicos, y que la gente identifica rápidamente con lo infantil.

Edu: Empezamos a juntar cosas y nos dimos cuenta que muchas tenían esa temática, pero hay otras que no. Por eso es con ciertos bichos, no con todos los bichos (risas).


Si bien su pasado vinculado a la docencia y en contacto directo con chicos (Eduardo Allende como maestro de música en jardines de infantes y escuelas primarias y Coqui Dutto como coordinadora de coros de niños) es lo que los llevó a la formación del grupo, actualmente no tienen a su cargo grupos de niños. Por eso dicen, “nuestros hijos son nuestro conejillo de indias. Las canciones las probamos primero con ellos y después en el escenario”.

Desde su punto de vista, ¿Qué caracteriza a la música para niños?

Coqui: Lo que diferencia a la música para niños es la poesía, el texto. Desde el punto de vista musical, el tratamiento debería ser prácticamente el mismo. Para mí el desafío es lograr un texto atractivo para los chicos, con cuotas de humor y juego. Esa es otra de las características de La Chicharra.

Edu: Sí, en general en las canciones nuestras hay mucha ironía y humor. No pretendemos ser didácticos ni enseñar nada... Pero hay mucha gente que discrimina las canciones según las posibilidades de cantarlas que tengan los chicos. Sin embargo, las canciones nuestras no respetan ese canon, sino no podríamos hacer canciones de más de una sexta o de una octava. Nosotros creemos que si la temática es acorde funcionan igual y los chicos se enganchan aunque no la puedan cantar.

Coqui: Siempre la búsqueda es lograr el mejor resultado, que tenga cosas originales, que esté relacionado con las cosas que a los chicos les interesen. Meterse un poco en el lugar del niño.


Planeta La Chicharra

Eduardo Allende, junto a Coqui Dutto y Paula, docentes y músicos cordobeses, formaron La Chicharra en 1989. Para esa época, en Buenos Aires surgían también otros grupos de música para chicos como Sonsonando y Los Musiqueros, entre otros que iniciaron un movimiento que de a poco fue adquiriendo cierta envergadura. Pero en Córdoba debieron hacer un camino más solitario. Recién en 1997 se encontraron con sus colegas en el 3º Encuentro de la Canción Infantil Latinoamericana y del Caribe, realizado en México, y en 1998 participaron del Primer Encuentro Nacional de la Canción para Niños.

En 1990 presentaron su primer espectáculo de teatro y música, la comedia musical Con gustito a choripán, basada en el cassette homónimo, editado en forma independiente. Luego Paula abandonó el grupo y La Chicharra adquirió un nuevo formato. El dúo, integrado por Dutto y Allende, se orientó más hacia la creación musical. En sus discos y recitales ofrecen un repertorio de canciones propias, con temática infantil, basadas en ritmos populares del folklore latinoamericano y estilos modernos como el pop y el rock.

Periódicamente se presentan en Buenos Aires en los conciertos organizados por el Momusi y participan en los Encuentros Nacionales de la Canción Infantil.


Solos pero acompañados

Entre un disco y otro, los integrantes de La Chicharra se dieron tiempo para desarrollar también otros proyectos artísticos personales. Dutto editó en 2001 Claroquesí, un disco de canciones y narraciones que había presentado en un micro radial, y Allende musicalizó los textos del libro Las cosas que odio y otras exageraciones de la escritora Ana María Shúa.

“Para nosotros ha sido muy saludable hacer cosas por separado, nos ha nutrido mucho también. Hacer otras cosas nos permite tener una mejor dinámica de grupo”, explica Dutto. “Era una necesidad de cada uno de construir un discurso propio, también. En mi caso, musicalizar los textos de Ana María era un desafío como compositor”, completa Allende. Uno de esos temas, "Odio viajar en auto", integra el último disco de La Chicharra.


Discografía
Con gustito a choripán
Cassette 1990, Independiente.

La Chicharra Cantora
CD 1995, Independiente.
Reeditado por el sello “Arca de Noé”.

Caramelitos Surtidos
CD 1998, Independiente.
Reeditado en 2003 por Gobi Music.

Conciertos Bichos
CD 2004,
Producción Independiente.

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados