Agenda


Hoy, Martes 22 de Octubre

ver día completo

Separador

01-10-2018 |

Notas Patrocinadas

Dr. Mario en consulta: "Debe ser un brote alérgico"

Comentar

Ya en la primavera y acercándose el verano, los brotes alérgicos son muy comunes en los chicos en épocas de calor, y generan muchas dudas entre los padres. Picaduras de insectos, pastos y plantas, ciertos alimentos y algunos medicamentos, son los habituales “culpables” de estas reacciones. Comencemos a ver de qué se trata la cuestión, ¡a rascarse ha dicho!

 

¿QUÉ ES LA ALERGIA?

Entre los médicos sabemos que es una palabra “incorrecta”, ya que lo lógico sería decir “hiperergia”. Nos referimos a una reacción del organismo, claramente exagerada o amplificada, en donde las defensas actúan contra el propio cuerpo, causando daño.

 

Puede manifestarse en la piel (tema de hoy), las vías respiratorias (desde la nariz hasta los bronquios) y el aparato digestivo (alergias alimentarias).

 

En el primer caso son varios los agentes que desencadenan esta reacción, como ser:

- ciertos alimentos: los de origen animal como el huevo, el pescado, los mariscos, los fiambres.

- las picaduras de mosquitos, hormigas y/o arañitas.

- el contacto con plantas y/o pasto.

- algunos remedios , como ciertos antibióticos (amoxicilina, sulfas) y antipiréticos (dipirona).

 

Lo curioso es que cualquiera de estos agentes pueden producir una reacción alérgica en un chico en algún momento, y en otra oportunidad, no ocasionar ningún trastorno.

 

“ES UNA URTICARIA”

Los brotes alérgicos pueden presentarse de distintas formas. Lo más común es que sean granos aislados, desde los más pequeños, hasta los más grandotes, que pueden provocar hinchazón de un párpado (“ojo en compota”), una oreja entera, el antebrazo o el dorso de la mano (tan comunes en verano). En otros casos, casi toda la piel está “tomada”, ya sea por muchísimos granitos, o más grandes (urticaria), y en ocasiones son “manchones” de distintas formas y colores (eritema polimorfo).

 

La diferencia con las enfermedades eruptivas, es que en las alergias casi nunca hay fiebre, la erupción  “sale toda de golpe” y siempre pican mucho, generando molestias e irritabilidad en los chicos, que  obviamente se rascan con mucha energía, hasta lastimarse y a veces infectarse los granos  (cortaaaaando esas uñitas!)

 

“VAYAMOS A UNA GUARDIA”

En primer lugar, es muy importante aclarar que los brotes alérgicos son siempre reversibles, y casi nunca (por no decir nunca) están asociados a situaciones de peligro que comprometan la vida del chico.

 

En segundo lugar, sabemos que tratándose de casos muy sintomáticos podemos implementar ciertas medidas, que aceleran la mejoría, le dan alivio y tranquilizan a los padres. Estas son:

1) Administrar precozmente un antihistamínico por boca (bajo prescripción médica) por lo menos durante 48 horas (aunque haya mejoría inicial).

2) Topicar con algún antihistamínico local, de uso externo.

3) Realizar baños refrescantes, en forma reiterada.

4) Evitar todo aquello que “acalora” (baños calientes, abrigo excesivo, agitarse y/o correr) dado que de esta forma aumentan los síntomas.

5) Seguir una dieta “hipoalergénica” por lo menos durante 72 horas, excluyendo los alimentos arriba mencionados, así como también los cítricos naturales, el chocolate, el dulce de leche, el queso de rallar y las frutas secas. (aunque no sean la causa del brote, su ingestión empeora la cuestión). Los lacteos y los fritos no traen inconvenientes.

6) En algunos casos se justifica, siempre bajo prescripción médica, la administración de corticoides orales para potenciar la acción de los antihistamínicos.

 

Más info: www.drmarioenconsulta.com.ar

Comentar

Compartir

Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados