Agenda


Hoy, Viernes 23 de Agosto

ver día completo

Separador

01-04-2019 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Vamos que nos vamos: Juguetes en escena

Muñecos suaves como nubes, divertidos 'cositos' imaginarios, teatro de sombras, canciones, humor y mucha ternura se dan la mano en "Mío (de mí)", una obra para público de niños –y adultos que juegan- basada en cuentos de Laura Devetach y Malena Blanco, con la que la compañía rosarina Vamos que nos vamos se presenta por primera vez, desde abril y hasta vacaciones de invierno, en la ciudad de Buenos Aires.

Comentar

Por Marisa Rojas.

 

En un departamento de una ciudad cualquiera una niña de nombre Juana juega con un regalo que le hizo su papá y que llegó a sus manos dentro de una caja de cartón con agujeros. En otro mundo, igual de propio, pero al aire libre, un niño llamado Guille juega con cositos fantásticos que su mamá insiste en llamar porquerías al tiempo que le pregunta: “¿Para qué los juntás?”. Juana y Guille son los protagonistas de Pedazo de nube y Cositos, cuentos de Malena Blanco y Laura Devetach, respectivamente, de los que partió la actriz, dramaturga y directora de teatro Carla Rodríguez, miembro fundadora de la compañía rosarina Vamos que nos vamos, para escribir Mío (de mí), una obra de teatro recomendada para público de niños desde los tres años que el grupo estrenó en Rosario en 2017 con protagónicos de Yanina Gaggino y Florencia Passoni y desde abril se presenta por primera vez en Buenos Aires, en la sala Nün de Villa Crespo, en versión para actriz y actor.

 

“La historia original en realidad está contada a partir de Guille, que es el personaje que para nuestro estreno porteño interpretará Nicolás Palma. Es que cuando empezamos a trabajar con Yani, con quien nació este proyecto hace ya un par de años, hicimos una versión toda femenina. Pero para esta temporada, donde llegamos a Buenos Aires porque Yani está viviendo allí, decidimos retomar la propuesta original del personaje varón con Nico que también es rosarino y vive en Capital, y por sobre todo es un actorazo, muy gracioso, muy tierno. Y ambos juegan desde la caricatura, son igual de expresivos, trabajan mucho sus caras, sus voces… ¡son hermosos juntos!”, dice Carla, desde el otro lado del teléfono, en un encuentro virtual que compartimos, también, con los actores de la obra.

 

Nicolás Palma es actor -recibido en la Escuela de Teatro de Rosario-, hijo de actores, formado en el lenguaje del clown con maestros como Marcelo Katz y Chame Buendia, y se estrena con Mío… en Vamos que nos vamos, aunque ya tiene experiencia en trabajar para la platea de niños. “Yo hago teatro infantil desde los dieciocho años con mis papás, Marcelo Palma y Susana Kreig, que en Rosario trabajan para niños con su compañía Che miguitos, y antes trabajé en escuelas primarias y secundarias con otros grupos. En esta versión de Mío... le aporto inocencia, emoción y mucho estado de alegría al personaje; lo que se va a ver en Guille es un ser humano que juega todo el tiempo y que encuentra mucha sorpresa en los ‘cositos’ y con la gente con la que va encontrándose, es sobre todo una persona muy alegre”, dice el ahijado del payaso Piripincho, el favorito de Carla en sus días de la infancia.

 

Mío (de mí) se presenta como una obra de teatro pensada para el tiempo de la infancia del apego a partir de dos historias que se abrazan para resaltar el valor simbólico de los juegos y de los juguetes, aquellos que atesoramos desde esos días de la niñez en los que suceden cosas maravillosas.

 

¿Cómo, y por qué, surgió?

Carla: Pedazo de nube es un libro editado en cartón con tapa dura que yo encontré casualmente, muy por azar, en una librería de usados; desconocía completamente a su autora, pero lo vi y me encantó. En el caso de Cositos, Laura Devetach es una autora que yo admiro mucho, quiero profundamente toda su obra, y ese cuento me gusta especialmente. Elegí escribir esta obra, que es una especie de diálogo entre ambos cuentos, porque hace un tiempo investigo sobre los juegos y los juguetes de la infancia, y ambos cuentos hablan sobre esa etapa de la vida ligada a esa situación, al muñeco de apego, a los juguetes que se convierten en esos recuerdos que quedan grabados muy en nuestro interior y que forman parte de nuestra identidad. Uno podría empezar a pensar quién es a partir de revisar aquello a lo que jugaba en su infancia. La biografía lúdica es algo que uno lleva y hace parte de su vida adulta, porque de alguna manera jugar es ensayar la vida, en todos sus aspectos. Aquí Mamono, el muñeco de Juana, de alguna manera suple la ausencia afectiva de unos papás que aparentemente no están muy presentes. Mientras que los ‘cositos’ de Guille refieren a todo eso que para los grandes no sirve para nada, porque miran desde el lugar de lo utilitario, lo productivo, el consumo; cuando en el caso de los niños funcionan como disparadores de sus mundos de fantasía y tienen mucho sentido. Los dos cuentos en los que se basa la obra hablan de ese lugar de la infancia donde, si hubo posibilidad de juego y el jugar fue protagonista, se construye tu identidad.

 

¿A qué jugabas vos cuando eras niña, a la actriz?

Carla: Jugaba al teatro, sí, pero también a la maestra y a vender comida; y siempre guardé, aún hoy guardo, muchos ‘cositos’. Guardo cajitas de música, ¡me encantan!; igual las plumas, los pompones, todo lo que tenga que ver con lo mágico.

 

¿Y hay un Mamono en la infancia de quién da vida aquí a Juana?

Yanina: ¡Sí! Yo tuve un muñeco de apego, como Juana tiene a Mamono, sólo que el mío era… algo especial. Era un payaso que de un lado tenía la cara feliz y del otro la cara triste y yo andaba con él, como Juana con su conejo, todo el día abajo del brazo. Siempre fui muy de los muñecos y las muñecas, los ponía en fila para que miraran las funciones de teatro que hacía especialmente para mi abuela materna, María Elena. También jugaba a la panadería, a la mamá, mucho al aire libre, a diferencia de Juana…

 

Yanina es, además de la protagonista del episodio Pedazo de nube con el que comienza la obra, la cuarta integrante del plantel fijo de la compañía de teatro rosarina. “Soy actriz y profesora de teatro, me recibí en la Escuela de Teatro y Títeres de Rosario, doy clases en escuelas rosarinas y dirijo un elenco aquí también. Integro el grupo desde el año 2008, arranqué en escenografía, hice técnica, reemplazos en las obras históricas y después comencé a actuar ya más formalmente. En Mío (de mí) soy Juana, una adulta que cuenta un suceso de cuando tenía cuatro años, a punto de cumplir cinco, y recibe un regalo de su papá que ella va a ir convirtiendo en un personaje muy especial para su vida. Y en esta versión que estrenamos en Buenos Aires también soy Violeta en el cuento que protagoniza Nico, soy otro personaje que como él junta ‘cositos’; compartimos una pasión… particular”, dice Yani.

 

¿Y qué ‘cositos’ juntaba Nicolás para jugar en sus días de niño? ¿Qué de esa época le permite jugar hoy a ser Guille?

Nicolás: Como hijo y ahijado de artistas yo recuerdo haber hecho mi primera obra de teatro a los tres años para mi jardín, con mi papá que era el payaso serio de la historia y yo el chistoso. Eso era jugar de chico para mí, hacer las obras que hacía mi papá. Una vez, él incursionó en el teatro serio y participó de una versión de Juan el bautista; yo era chico, pero hay un video donde me grabaron repitiendo su texto muy serio. Mi juego era eso, mirar televisión con mi hermano e imitar lo que veíamos, hacíamos parodias de todas las películas y armábamos obras de teatro para mis papás hasta con carteles que pegábamos en la cocina anunciando el estreno. Como ahora esta temporada en Buenos Aires, con ilusión por sostener el juego arriba del escenario y pegando carteles también.

 

La temporada que se inicia en abril en Nün Teatro-Bar es la primera formal para Vamos que nos vamos en Buenos Aires pero el recorrido del grupo es ya extenso, reconocido y querido. ¿Para dónde van, ahora que se van, que se vienen, para la capital teatrera de Latinoamérica?

Carla: Este estreno para nosotros es importantísimo y al mismo tiempo que trabajamos en eso nos preparamos para el estreno, en Rosario, de un nuevo espectáculo de teatro para bebés que se va a llamar Ota, al que llegamos tras haber puesto en escena Ito que, aprovechando nuestro paso por Buenos Aires, vamos a estar presentando también durante abril en Nün. ¡Ojalá muchos niños porteños, o que anden estos meses por la Capital, puedan ver nuestros trabajos! Igualmente, desde abril y hasta agosto hacemos temporada, como todos los años, en el Teatro de la Manzana con diferentes espectáculos para bebés y para niños más grandes también. ¡Y nos encanta!

 

Mío (de mí), de Carla Rodríguez (Versión libre de los cuentos Pedazo de Nube, de Malena Blanco y Cositos, de Laura Devetach). Sábado 20/04 16 hs.; viernes 17 y 24/05 18 hs.; sábados 15 y 29/06 16 hs.; sábado 06 y domingo 07/07 14 hs. (Festival / fragmento de la obra) y en Vacaciones de Invierno: 17, 18, 23 y 24/07 17 hs. Recomendada para niñxs de 3 a 10 años.

Ito, el gusanito, de Carla Rodríguez. Sábado 13/04 11 hs.; domingo 14/04 16 hs. Para bebés de 0 a 3 años.

Nün Teatro-Bar. Juan Ramírez de Velasco 419, Villa Crespo, Ciudad de Buenos Aires; tel: (011) 4854-2107. Entradas: $ 250, adulto más niño $ 450, dos adultos y un niño o dos niños y un adulto $ 600; a la venta en el teatro (de martes a domingo de 16 a 20 hs.) y en www.alternativateatral.com

 

 


 

PLANETA VAMOS QUE NOS VAMOS

A comienzos del siglo XXI la actriz, profesora de letras, dramaturga y directora de teatro Carla Rodríguez fundó en Rosario junto a la también actriz, bailarina, profesora y directora de teatro Laura Carassai y la maestra y titiritera María Soledad “Tati” Galván la compañía de teatro Vamos que nos vamos, un grupo dedicado a la investigación y experimentación teatral que comenzó ensayando en plazas y presentó sus primeros trabajos en espacios no convencionales como escuelas, clubes y comedores escolares, hospitales y otras instituciones de barrios periféricos y zonas rurales de Santa Fe, llevando adelante una intensa labor social. “Nos conocimos en el marco de animaciones socio-culturales y talleres de teatro y títeres e inmediatamente descubrimos puntos en común en el cruce de nuestras prácticas, los cuales fueron construyendo con el tiempo una ética y una estética que definen e identifican nuestro quehacer artístico”, dicen las voces de estas amigas hermanas a las que en 2008 se sumó la actriz y profesora de teatro Yanina Gaggino. Desde 2011, tienen sede en la sala rosarina Teatro de la Manzana. Y en poco menos de dos décadas de historia han estrenado una docena de obras, muchas de ellas propias -como Veo Veo, ¿qué ves? (2001), Mundo curioso (2005), Luna gatuna (2013)-, para público de bebés y niños, donde el teatro es entendido como: “un lenguaje artístico múltiple, donde lo plástico, lo sonoro, lo corporal, lo literario se combinan de manera integral”. En abril de 2019 desembarcan por primera vez en la capital latinoamericana del teatro con el estreno de Mío (de mí) en versión para actriz y actor y funciones especiales de su (¡deliciosa!) producción de teatro para bebés Ito.

Más info: www.vamosquenosvamos.com.ar; Facebook: Grupo de Teatro, Títeres y Cuentos Vamos que nos Vamos

 

 

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados