Agenda


Hoy, Miércoles 23 de Mayo

ver día completo

Separador

17-07-2017 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Una galaxia de ensueño

Un marinero, un soldado, un mago, una marioneta, un príncipe, dos princesas y un ave mágica. La música, exquisita, de uno de los compositores más importantes del siglo XX. Sombras y luces de todos los colores. Los protagonistas de "Cielo Stravinsky", un viaje fantástico ideado por la coreógrafa Andrea Servera para disfrutar las Vacaciones de Invierno en clave de ballet.

Comentar

Por Marisa Rojas


En el comienzo, un barco que se arma y se desarma, comandado por un marinero que, cómplice, invita a un viaje imaginario por el universo, fantástico, de Igor Stravinsky, el compositor ruso creador de algunas de las obras más importantes del siglo XX. Un viaje que, entre luces y sombras, avanza por los recovecos de la sala Galería de la moderna Ciudad Cultural Konex una tarde de Vacaciones de Invierno, donde el frío del afuera se vuelve abrazo cálido gracias al encanto de los bailarines del Combinado Argentino de Danza. En el camino, chicos y grandes siguen de cerca las aventuras, y desventuras, de La historia de un soldado, Petrushka y Pájaro de fuego, los ballets elegidos por la coreógrafa Andrea Servera que, junto a los acordes de La consagración de la Primavera, dan vida a Cielo Stravinsky, un espectáculo de danza e ilusión estrenado en el Teatro Colón en el año 2013 y que esta temporada se presenta en el Konex en una nueva versión con final a puro chocolate.


Andrea, ¿qué cambió de la puesta original en el Centro de Experimentación del Colón, donde este trabajo se estrenó con muy buena repercusión entre público y crítica algunos años atrás, a esta versión que los encuentra en la ex fábrica aceitera convertida en referente cultural de la ciudad que es el Konex? 

En el CETC hicimos dos temporadas, en el 2013 y el año pasado, y queríamos volver pero en el Colón ya no teníamos posibilidad así que con la ayuda de la productora Rebolución vinimos a ver el espacio del Konex y decidimos armar una nueva puesta para poder trabajar en la sala Galería que, como antes el CETC, nos permite armar un recorrido para que los chicos circulen. Los cambios son de puesta, pero no conceptuales.

¿Por qué la idea del recorrido?

En realidad es una idea que surgió a partir del espacio del CETC que yo no quería utilizar como una sala tradicional sino con todas las posibilidades que habilitaba el propio lugar para circular. Me pareció que esa idea del andar para los nenes como una invitación a recorrer nuevas experiencias era algo que podía estar buenísimo. Sentarse a ver un espectáculo es una forma de vivir la experiencia artística, pero si hay que ir hacia esa experiencia, buscarla, seguirla, armarla de alguna forma, eso habilita una especie de complicidad que me resultaba, me resulta, interesante para presentar ballet a los chicos.

¿Cómo surgió el proyecto originalmente? ¿Comenzaste por pensar un espectáculo de ballet no tradicional para niños o fue primero el deseo de trabajar con un compositor, otra vez, no tradicional en el universo de la danza y la infancia?

Lo que sucedió es que en general cuando hago cosas con el Combinado Argentino de Danza a los chicos les gusta mucho, hay una afinidad entre los lenguajes que ellos bailan –contemporáneo, hip hop- y los nenes. Aun cuando no se trate de cosas pensadas para un público infantil, los chicos se nos acercan. Y a mí me encanta trabajar para niños, me parece que es un universo muy especial. Los nenes tienen una mirada muy limpia, muy abierta y muy disponible a la experiencia, algo que los adultos perdemos cuando crecemos y nos vamos llenando de prejuicios. La idea de laburar para chicos es siempre muy atractiva. Stravinsky surgió porque en el año en que estrenamos el espectáculo era el autor que el Colón homenajeaba, fue una propuesta del teatro en ese caso.

Aun cuando no se trata de un compositor, per se, muy afín a los niños…

Sí, pero a mí me pareció que era posible, así que encaramos un trabajo en equipo muy profundo de búsqueda del lado más luminoso de su obra. Los ballets de Stravinsky son bastante densos y tienen finales muy oscuros, muy tristes… Fuimos entonces buscando en cada escena, con mucha libertad, ideas base, y así llegamos a versiones con finales muy esperanzadores. En nuestra Petrushka el final no es la muerte de todos los personajes sino que la princesa se enamora del marinero y se va con él, y lo mismo de alguna manera en cada caso; en Historia de un soldado y en El pájaro de fuego.

¿La inclusión de lenguajes como el teatro de sombras y la animación vienen a cuenta de una búsqueda de mayor acercamiento al público infantil?

No, eso se dio porque a mí en general me gusta mucho que la danza sea uno de los lenguajes pero después nutrirme de otras cosas; y en general laburo con un equipo enorme al que también le gusta pensar todo mucho y desde lugares diferentes. En el caso del vestuario, lo hicimos con Vero Ivaldi que es una diseñadora increíble, no propia de este universo, pero que trabajó con nosotros muy en detalle buscando cada elemento, cada color, las telas. Entre todos buscamos mucho y así llegamos a este cielo donde al final, aunque con mucha luz, sobrevuela todo el universo Stravinsky.

Mencionaste antes tu interés especial en trabajar para un público de niños, ¿hay elementos particulares que determinan que un espectáculo de danza sea para público infantil, o no…?

En general todo lo que yo hago con el CAD atrae a los niños pero porque los niños tienen, como decía antes, esa mirada abierta que en general los adultos no. Muchas veces los chicos están mucho más preparados que los adultos que somos los que en realidad etiquetamos y enseguida definimos qué es, o no, para chicos. Yo creo que no todos los espectáculos son para niños, pero también creo que todos los buenos espectáculos para niños son para todos, adultos incluidos, y fantasía mediante la podemos pasar genial.


Cielo Stravinsky (o lo que podamos imaginar bajo ese cielo). Danza para público infantil. Con Dirección de Andrea Servera, interpretada por el Combinado Argentino de Danza (CAD). Ver información sobre funciones aquí.
Más inf. en: www.facebook.com/cielostravinskyobra/



 


 

PLANETA SERVERA
Andrea Servera es una artista de la danza que ha creado y dirigido proyectos, obras y video-danzas donde la diversidad y la mezcla de lenguajes es la característica distintiva. Investiga y crea el cruce de la danza contemporánea con lenguajes populares, autóctonos o foráneos. El CAD es una compañía de danza independiente conformada por artistas de hip hop, danza contemporánea y folklore procedentes de diferentes formaciones y experiencias de vida, y su característica principal es la mixtura de lenguajes técnicos y expresivos.

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados