Agenda


Hoy, Miércoles 26 de Septiembre

ver día completo

Separador

27-07-2015 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

(Todo) Un mundo para jugar

Así es el mundo que imaginan, y hacen, entre canciones, con humor, alegría, y mucho amor, los talentosísimos Javier Zain y Silvina Sznajder en "Dale!", la aventura escénico-musical que presentan en El Piccolino, con dirección del propio Zain y en co-producción con el jardín Pipoka y la ONG de Payasos de Hospital Alegría Intensiva.

Comentar

Por Marisa Rojas
Fotos: Carlos Suter

 

Después de sus multipremiadas creaciones Esperando a que pique y Qué hago?, y tras su trabajo como intérprete y/o director en obras como La fila, Andantes rodantes y El Mate, en la temporada 2015 Javier Zain estrenó (nuevo) espectáculo propio: Dale! Una amorosa, inteligente, divertida y respetuosa propuesta para compartir en familia, donde conviven el teatro, el clown y la música; y dónde con su compañera, y exquisita intérprete, Silvina Sznajder, dan vida a Roberto Robertini y Violeta Violini, dos fantásticos clowns dispuestos a hacer de cada instante del día un momento que vale la pena vivir, y disfrutar.

“Yo tengo dieciocho obras de teatro escritas para hacer con ella. Nosotros nos conocimos en una obra donde jugábamos a ser novios, y al final nos enamoramos en serio. Desde entonces que quería convencerla para que volviéramos a hacer algo juntos en escena”, cuenta Javier a propósito de la pregunta sobre los orígenes de Dale! y el fascinante dueto que compone con Silvina. “La última obra propia que hice fue Qué hago? y la estrené en este mismo teatro, El Piccolino, con Silvi embarazada da Naomi, nuestra hija. Por eso ahora, volver a esta sala, y a trabajar juntos, luego de haber parado un poco y de dedicarme solo a trabajos para terceros, para así poder disfrutar los primeros años de nuestra niña, es un poco un homenaje a Naomi y también a nuestros deseos como artistas”.

Utilizando una gran variedad de recursos escénicos, Javier -actor, dramaturgo, director, productor, músico- y Silvina –actriz y cantante; formada en teatro, canto y danza junto a reconocidos maestros como Hugo Midón; clown y directora artística de la ONG Alegría Intensiva- actúan, cantan, bailan, tocan instrumentos y realizan rutinas físicas musicalizadas en un espacio sin tiempo ni lugar que reconstruyen constantemente para cada "juego", creando así, con optimismo, y pasión, su propio mundo, pero dejando, siempre, espacio para el mundo de los otros: “cada cual con su zapato, tengan tacos o cordones”, cantan en uno de los momentos más celebrados de Dale!


Bajo el mismo sol, sobre el verde pasto, y a un lado del camino, todo momento, por simple y cotidiano que parezca, es para Roberto y Violeta una posibilidad, y una invitación, para vivir jugando. ¿Son situaciones creadas pensando en Naomi? 

Javier: De todo lo pensado y escrito en estos años, el disparador en este caso fue el juego que es algo absolutamente presente en la vida de los niños, sobre todo de los más chiquitos. Y sí, más allá de nuestras propias experiencias como artistas dedicados al mundo de la infancia, la inspiración primera fue, es, nuestra vida como papás de Naomi: para nuestra niña levantarse, desayunar, cambiarse, pasear por la calle, todo es un juego. Y eso está en la obra, cada momento, por pequeño que parezca, admite un zoom in absoluto y muestra montones de detalles lúdicos.

Silvina: Los trabajos de Javi, este, pero también otros, son como mamushkas repletas de sentido, todo tiene un signo, todo está justificado, todo está integrado, y hay espacio allí para todos. Él piensa la obra y al mismo tiempo la escenografía, las luces, el vestuario, el arte, y todo lo piensa en función del mundo dramático final que no es sino un montón de mundos… Claro que cuando te dirige estás medio como a la deriva porque muchas veces no entendés a dónde va, pero se trata de confiar, es un acto de fe. Y yo confío plenamente en él, no sólo porque es mi marido, sino porque es un gran artista. Y aunque a veces tenemos opiniones diferentes, tengo mucha complicidad con la poética de su trabajo, con su mirada integradora. Y realmente estoy, estamos, muy felices de habernos animado a darle un sí por respuesta a este Dale! Yo disfruté mucho del proyecto, del proceso de ensayo; y ahora disfruto de la obra en funciones. Porque por suerte es una obra muyyy viva, nada estática, y cambia todo el tiempo.

Las obras de Javier parecen estar montadas sobre ajustados mecanismos de relojería, sin embargo, acaso por esto del estar vivas, se permiten situaciones disruptivas totales como la incorporación de lo que devuelve la platea en la escena, ¿cómo se trabaja ese aspecto que en el universo del teatro para niños podría ser, casi, una situación permanente? 

Javier: Con oficio, y con amor… Ya en Qué hago?, a pesar de tratarse de una obra donde todo estaba pautado y coreografiado, yo había empezado a indagar en un género en el que trabajo para adultos que es el de la improvisación. Y en este caso, en Dale!, tomar lo que sucede en la sala, en la platea, e incorporarlo a la obra, romper entonces la cuarta pared y sumar lo que sucede entre el público al espacio del escenario, es parte de la propuesta. Porque es parte de mi método de trabajo, pero también porque, y esto también tiene que ver definitivamente con Naomi, porque Dale! es una obra sin ataduras, es una obra que se pretende libre, es un juego… Es un “dale que sí”, dale que nos desestructuramos, que nos animamos a jugar, que somos capaces de… Es una obra que surgió en familia a partir de lo que somos como artistas: Sil, yo, pero también mi hermano Esteban, que es quien compuso la música. La idea era ser felices en escena, disfrutar, a partir de explotar nuestros recursos y de la mejor manera posible.

Silvina: Dale! nació de nuestros instrumentos como artistas y también de nuestros deseos y sueños como personas. Javi me preguntó en un momento cuál era mi deseo de niña, alguno no cumplido, y entonces yo le conté que de chica quería ser bailarina clásica, y entonces en la obra en el momento en el que me quedo sola y aprendo a disfrutar de esa soledad, de saber que tengo mi tiempo y mi espacio y que también sola puedo estar bien, ¡bailo!


Compartiendo la platea en El Piccolino, queda clarísimo que si de animarse, jugar y ser felices se trata, Roberto y Violeta, Javier y Silvina, con sus posibilidades, y sus obstáculos, aprendiendo a compartir y a escuchar, a sí mismos y al otro, encuentran el camino…

"En un mundo donde todo está tan masificado y uno a veces, muchas veces, siente que tiene que encajar en los moldes del afuera, yo trabajo mucho en el valor de lo personal, de lo que cada uno, chicos, grandes, Robertos, Violetas, somos. Vos sos bueno porque sos vos, y lo mejor que puede pasar es que seas lo más vos posible. Dale!, animate…", invita Zaín.

 


 

Dale! De Javier Zain, con Javier Zain y Silvina Sznajder. Música de Esteban Rozenszain. Para chicos y chicas a partir de 2 años de edad. Funciones: sábados 17:30 hs. En vacaciones de invierno: de miércoles a domingo a las 17:30 hs. Teatro El Piccolino, Fitz Roy 2056. Palermo. Localidades: $150. Parte de lo recaudado se destinará a los programas de la ONG Alegría Intensiva. 

Más info: www.dalelaobra.blogspot.com.ar; y en: www.facebook.com/dalelaobra

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados