Agenda


Hoy, Miércoles 23 de Mayo

ver día completo

Separador

01-09-2017 |

Educación - Madres y Padres

Todas las preguntas del mundo

¿Pueden los chicos mandar a los adultos? ¿Es posible pensar sin palabras? ¿Qué nos diferencia de los animales? Estas y otras preguntas puestas a rodar en las aulas invitan a jugar el juego de la Filosofía para niños, una propuesta para todos los niveles que resignifica la idea de aprendizaje, escucha y exploración compartida.

Comentar

Por Gabriela Baby

 

 

El método de Filosofía para niños (FpN) fue creado por el filósofo Matthew Lipman en los años ‘60 y está activo en diversos lugares del mundo: España, Chile, Canadá, Alemania y Australia, entre otros países, tienen sus propios centros de desarrollo de esta práctica docente. Los especialistas de FpN invitan a pensarlo todo: cada grupo define sus preguntas y empieza el juego, que tiene sus reglas e incluye un nutrido material bibliográfico para chicos (cuentos, poemas, películas) y también guías para docentes.

En Buenos Aires, un grupo de especialistas -coordinado por Victoria Maclean- ofrece las herramientas de trabajo para llevar al aula el feliz ejercicio de la reflexión filosófica con el método creado por Lipman. Que esgrime la pregunta como herramienta fundamental para conocer el mundo y promover el pensamiento crítico.

Para esta entrevista, Maclean aceptó jugar al juego de las preguntas y estas son sus respuestas:

¿Cuál es la relación de un niño con la filosofía? 

La propuesta de Matthew Lipman, que hoy se conoce como Filosofía para Niños, supone entender la infancia desde una nueva perspectiva, no como carencia sino como una etapa (o una actitud incluso) plena de inquietud, de búsqueda, donde reina la capacidad de asombrarse y maravillarse ante lo cotidiano, donde la pregunta y el no-saber recobran su potencia como condiciones de posibilidad de cualquier proceso de aprendizaje. Y la filosofía tiene cada vez más afinidad con este modo de concebir la infancia.

Ustedes proponen talleres para el aula: ¿cómo motivar a un chico a pensar y reflexionar?

FpN es una propuesta que, además de filosófica, es pedagógica y política. En ese sentido, se presenta como una propuesta programática que traza su “modo de hacer” o lineamientos metodológicos y una serie de recursos organizados (currículum) que pretenden servir de punto de partida para la práctica del aula. El objetivo es consolidar en la escuela comunidades de diálogo e indagación en las cuales docentes y alumnos se involucren, es decir, comunidades que ejerciten la reflexión.

¿Cómo son los talleres de FpN?

Una sesión suele comenzar disponiéndonos en círculo de manera de vernos las caras. Esto es fundamental para poder pensar juntos. Luego, el/la docente propone un recurso disparador (que puede ser un episodio de una novela filosófica, un cuento, un cuadro, una canción) a partir del cual vamos a formular preguntas en base a cuestiones que se presenten como problemáticas o nos llamen la atención: los recursos que proponemos ofrecen mucho de esto. En base a alguna de esas preguntas, que debe ser elegida colectivamente, iniciamos el diálogo, donde se busca desarrollar una respuesta que vaya profundizando en el tema sin anular la pluralidad de voces o perspectivas que se van trazando. En este momento, el rol del docente es muy importante, ya que tiene que cuidarse de guiar el diálogo sin direccionarlo, de coordinar sin intervenir, dejando que el contenido vaya tomando forma en esta construcción comunitaria de sentidos. Una vez que el diálogo va perdiendo fuerza, podemos darlo por finalizado, sin que haya que llegar a conclusiones. Como cierre, es interesante realizar una “evaluación”, desde la cual valoramos nuestro desempeño individual o colectivo. Esto ayuda a terminar la sesión sin cerrar el tema.


CHICOS FILOSOFANDO
¿Cuáles son los temas que "preocupan" a los chicos? ¿Hay una edad especial para determinados temas de la filosofía?

Los recursos con los que trabajamos van desde narraciones hasta juegos u obras de arte y es a partir de ellos que los chicos formulan sus preguntas e inquietudes. Algunos recursos o actividades se organizan por niveles en función de su complejidad. Los temas que surgen son de lo más diversos, y nuestra tarea es fomentar sus aristas más filosóficas: problemas como ¿qué es una historia?, ¿es posible pensar sin hablar?, ¿pueden los niños mandar a los adultos?, ¿qué nos distingue de los animales? pueden ser algunos ejemplos de preguntas que nos invitan a desplegar indagaciones filosóficas más o menos complejas.

¿Todos los temas de la filosofía son aptos para chicos? ¿Qué pasa con los temas difíciles? (la muerte, el mal, el bien, etc.)

Este es un tópico que se debate mucho, y que suele generar inquietud en muchos docentes: ¿qué pasa si los chicos plantean una pregunta que no sé cómo abordar? No somos nosotros quienes podemos definir lo que los chicos piensen, y cuanto más límites tracemos al pensamiento, tanto más contraproducente resulta. Por lo cual lo que nos toca simplemente es habilitar el espacio para que ellos hablen de aquello que les preocupa o inquieta. Incluso con los temas que nos incomodan, tendremos que encontrar el mejor modo de acompañarlos intentando condicionar lo menos posible el diálogo. Lo cual no quiere decir que como docentes no debamos responsabilizarnos de tratar dicho tema de forma cuidadosa, fomentando el respeto y la empatía entre quienes dialogan. Afortunadamente, al no ser nosotros quienes definimos los temas sino los propios chicos, no hace falta definir qué puede o debe pensar un chico o chica de determinada edad.

¿Qué estrategias emplean para abrir el juego de lo bivalente -lo bueno y lo malo- que parece tan propio de los chicos a algo más complejo, más sutil?

Habría que pensar primero si las grandes categorías que trazan los niños se deben a un gesto espontáneo, característico de su corta edad, o si no seremos en realidad los adultos quienes los vamos entrenando en este hábito. Muchos de los cuentos o películas infantiles, o mismo las lecciones moralistas que damos padres/madres o docentes, trazan líneas inamovibles que definen moralejas, personajes buenos y malos, modos correctos o incorrectos de hacer/pensar. ¡Y los chicos han aprendido mucho de esto! Pero es muy llamativo cómo, en cuanto se les invita a pensar juntos, y se les piden razones, ejemplos o que imaginen soluciones alternativas, ellos dan cuenta de su capacidad creativa para pensar por fuera de los límites que nosotros trazamos. A veces lo único que falta, en la escuela como en otros ámbitos, es preguntarles qué piensan y por qué. Y darnos el tiempo de escuchar sus respuestas.

También el pensamiento concreto de los niños parece ir en contra del pensamiento abstracto de la filosofía...

Quizás la cuestión del pensamiento abstracto vaya en la misma línea. Si consideramos que un niño o niña es capaz de aprender a hablar (esto es, aprende a conjugar verbos, a formular oraciones con sentido, a aplicar conceptos universales a objetos particulares) eso evidencia cierta capacidad de abstracción. Quizás lo hagan de un modo diferente a un adulto, pero no por ello menos complejo. Desde FpN nos proponemos ejercitar habilidades de pensamiento y, desde esta perspectiva, es sorprendente comprender la complejidad de los procesos cognitivos que lleva a cabo un niño de nivel inicial, por ejemplo, cuando arma un rompecabezas, cuando resuelve una adivinanza o cuando ordena objetos por color. Y es interesantísimo que tanto nosotros como ellos mismos valoremos la relevancia estos aprendizajes.

¿Por qué convendría acercar la práctica de la filosofía a un niño?

La filosofía nos permite ejercitar el pensamiento reflexivo (aquel que se piensa a sí mismo, a los otros y al mundo) de manera tal de volvernos más críticos, más creativos y más cuidadosos con nuestro entorno. Así, los grandes objetivos que persigue este proyecto son fomentar la autonomía de pensamiento y de acción, y que la misma sea ejercida siempre desde una perspectiva democrática. A primera vista estos parecen grandes ideales, pero desde el trabajo cotidiano con los chicos en el aula vemos grandes avances en esta dirección, cuando ellos logran contemplar distintas alternativas a un mismo problema, son capaces de respetar las ideas de otro aunque estén en desacuerdo o cuando valoran positivamente una idea nueva que nunca antes habían contemplado… Todo ello permite que se vuelvan más permeables a la diversidad, más capaces de empatizar, menos dogmáticos y más seguros de sí mismos.


LOS DOCENTES COMO FILÓSOFOS 
¿Cómo trabajan con los docentes?

La capacitación docente es todo un desafío: ¿cómo “enseñar” a los docentes a tener una actitud filosófica, capaz de escuchar y respetar la diversidad del pensamiento? Lipman propuso que para enseñar a alguien a pensar con otros es necesario invitarlo a pensar juntos, por lo cual diseñó un formato de capacitaciones en las cuales se trabajaba bajo la misma metodología y desde los mismos recursos que se proponen para el aula escolar. Así, los docentes se ejercitan vivenciando experiencias de diálogo similares a las que desarrollarán sus alumnos, y todo ello bajo la coordinación de un especialista de quien podrán aprender en qué consiste la práctica de escucha filosófica. Obviamente, en el marco de la formación esto siempre va acompañado de una fundamentación teórica que permita dar sentido a la propuesta y que invite a los docentes a reflexionar sobre su práctica.

¿Filosofía como práctica de las preguntas o como conocimiento filosófico? ¿Proponen algún abordaje de los filósofos?

Lo que dijo tal o cual filósofo no va a ser un tópico en la clases de FpN, no porque no nos interesen sus ideas, sino porque queremos que éstas se resignifiquen a la luz de la propia experiencia. De este modo, las ideas no son de tal o cual pensador sino que son de todos. Las preguntas van a tener un rol protagónico porque son las que van a servir de vehículos de la indagación y las que van a expresar del mejor modo nuestras inquietudes. Al mismo tiempo, las preguntas, incluso las más simples, se muestran capaces de articular y expresar la complejidad de aristas que contiene cualquier problema filosófico, y expresan la intencionalidad que define a toda actitud filosófica.

¿Cómo podríamos hacer una escuela más crítica, más pensante?

FpN es una propuesta que se muestra bastante ambiciosa, pero al mismo tiempo bien acotada y capaz de una implementación inmediata y efectiva. No espera reformar toda la estructura escolar, sino que propone abrir un pequeño espacio dentro de la escuela capaz de resignificar mucho de lo que allí acontece. Por eso es que creo que ésta es una propuesta potente si se realiza sistemáticamente, y que es capaz de generar grandes cambios con pequeños movimientos. Existen diversos estudios que evaluaron la incidencia del proyecto, y que dan cuenta de estas transformaciones. Es decir, a pesar de que la institucionalidad de la escuela nos abrume, parece que existen modos de volverla más permeable al pensar crítico y a la creatividad.

 

 

 


 

PLANETA MACLEAN 
Victoria Maclean es profesora de Filosofía por la UBA. Hizo su formación en FpN en Buenos Aires y España. Desde el año 2005, asistió a cursos de formación, congresos y jornadas en Buenos Aires, Madrid y Uruguay. Trabajó en el Centro de FpN de Madrid. Dictó talleres de FpN en Buenos Aires y Madrid. Actualmente dicta capacitaciones en FpN y Filosofía 3/18 y se desempeña como docente de FpN en una escuela primaria de CABA.

Más info sobre FpN: www.espaciofpn.com

 

 

 


 

EN SEPTIEMBRE, JUGUEMOS A PENSAR 
El 22 y 23 de septiembre, el Espacio Filosofía para Niñxs organiza el encuentro “Juguemos a pensar. Reflexiones en torno a la infancia, el juego y la creatividad” en el ECuNHi (Av. del Libertador 8151. CABA).

El viernes 22 de 17 a 20 hs habrá una conferencia y diálogo junto a Angélica Sátiro (Brasil) y Luis Pescetti (Argentina), mientras que el sábado 23 de 9 a 14 hs habrá un seminario de capacitación a cargo de Sátiro en torno al proyecto Ciudadanía Creativa y El jardín de Juanita.

Ambas actividades tienen capacidad limitada y la inscripción se realiza a través de www.alternativateatral.com

 

 

 

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados