Risas que son canciones - Notas y Entrevistas - Musica para chicos - Revista Planetario

Agenda


Hoy, Viernes 18 de Agosto

ver día completo

Separador

04-01-2016 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

Risas que son canciones

Cantante, compositora y productora. Musicoterapeuta y docente. Viajera de alma y cocinera de oficio. Magdalena Fleitas, la mamá de Vicente y Santiago, es la creadora de un universo donde la sonrisa, los abrazos y el amor ¡son pura música! En 2015 presentó "Risas del sol", disco que cierra una serie dedicada a los cuatro elementos e inspirada en los ciclos de la naturaleza y el folclore argentino y latinoamericano.

Comentar

Por Marisa Rojas

Ilustraciones: Magdalena Fleitas

 

Con Risas del sol, cerraste una serie que iniciaste en 2004 con Risas de la tierra. ¿Qué significó este cierre y cómo se formó el repertorio, que incluye canciones tuyas pero también otras muy populares y prácticamente no incluidas en el cancionero infantil?


Cuando edité el primer disco y lo compartí con mi abuela Delfina, que falleció en 2014 a los 101 años y que siempre fue una fuente de inspiración, ella me dijo: “¡qué interesante, Tierra! Vendrán luego el Viento, el Agua, el Fuego…” Así que la idea de la serie fue de ella. Por eso, este nuevo disco fue un homenaje y un agradecimiento en su memoria. Risas del sol cierra la serie y, paradójicamente, recupera el repertorio de mis comienzos. En este disco volqué muchas de las canciones de mis primeros tiempos de oficio profesional, como animadora de fiestas infantiles, al frente de conciertos particulares donde cantábamos canciones conocidas y muy divertidas que, curiosamente, luego nunca las grabamos. Por eso, en este disco hay canciones emocionadas como “Mañanitas”, que siempre me cantaba mi papá y que aquí presenta mi hijo mayor, Vicente; y también hay canciones muy divertidas como “La bamba”, de la que presentamos una versión que cantamos en los campamentos y fogones de mi jardín y que está basada en la original mexicana.

 

Como en otros discos de la serie, en Risas del sol encontramos canciones folklóricas de Latinoamérica, e incluso África, composiciones propias y dos invitados muy especiales. ¿Cómo se produjo la participación de la cantautora colombiana Marta Gomez y de esa enorme personalidad del rock local que es Ricardo Mollo?

Con Mollo nos conocimos en los tiempos de la adaptación de su niño al jardín. Es una persona muy amable, muy inspiradora y tuvimos el placer de contar con él para nuestra versión de esa bellísima canción argentina anónima que nos legaron Pepa Vivanco y Violeta de Gainza, “Ay mi palomita”, donde también se escucha la voz de Juanita Stiro. En el caso de Marta, nos conocimos por mi esposo Luis (Pescetti) y ella desde Barcelona nos hizo llegar su voz para la canción que le compuse a mi bebé más pequeño, a Santi, una mañana en la que juntos estábamos en el patio de casa al “Rayito del sol”.

 

En la última década, además de la edición de los cuatro discos de la serie Risas…, de la creación y el desarrollo de tu jardín musical-centro cultural “Risas de la tierra”, trabajaste en otros dos discos y hasta publicaste un libro. Especialmente en 2011, al año de haber tenido a tu primer hijo, Vicente, cuando conocimos los discos Risas del agua, Cuentos Jataka y el libro Crianza y Arte… ¡Sos definitivamente toda una gran hacedora del arte!


Jajaja, es cierto, en 2011 hicimos muchas cosas al mismo tiempo, ¡pero también fui una mamá muy dedicada, eh! Trabajé mucho todo ese año con la compu portátil de aquí para allá cuando Vicente dormía. El libro lo hice a pedido de la editorial, que me propuso hacerlo cuando estaba embarazada. Y la verdad es que así como tengo mucho material grabado, también tengo mucho material escrito: lo que hacemos en el jardín, mis charlas, la pedagogía con la que trabajamos, pensamientos y reflexiones en relación a la educación y la crianza. Es un libro bastante autobiográfico, está lleno de historia personal. Y nació así, poco después de Vicente y, también, en el medio de Cuentos Jataka que fue otro trabajo hecho a pedido, encargado por una fundación de yoga tibetano. Risas del agua lo venía preparando en 2010 y lo terminé de grabar en 2011 con Vicente a ‘upita’, lo que me inspiró mucho, porque quizás de otra manera no hubiera cantado “Pececitos” o “Las olas de la mar”, que son canciones que hoy las mamás me cuentan que cantan mucho y que a mí me cantaba mi abuela Delfina, que también había cantado para mi mamá, y para mis primas, sin darse cuenta que lo hacía sobre la “Pastoral” de Beethoven, por ejemplo. Las mamás musicalizamos muchos momentos del día a día de nuestros bebés, y lo hacemos improvisando: para bañarlos, para darles de comer, para dormirlos, cantamos, ponemos música, musicalizamos las infancias de nuestros hijos.

 

Sobre musicalizar las infancias hablás en tus distintos trabajos, ¿cómo se vincula esto con ese otro aspecto también presente en tus distintas propuestas: la importancia de encontrar, y reconocer, la propia voz?


La música es parte del mundo. A todos nos llega el sonido, en tanto vibración, y desde el sentimiento profundo que despierta en el caso de la música. Musicalizar con los niños implica reconocer que la música habita en nosotros, darle el lugar para que eso se exprese y a la vez pueda ser enriquecido con otras músicas. Escuchar es el arte de ser receptivo, de comprometerse con el otro. Cuando yo te escucho cantar estoy reconociendo y apreciando tu propia voz. Lo mismo pasa con todo lo que un niño cuenta. Cuando uno trabaja con chicos tan chiquitos donde el lenguaje musical, como el movimiento, es tan natural, es muy valioso que ellos puedan reconocer su propia voz. Porque tanto en la educación como en la música para chicos, y en general el mundo de los adultos hacia los niños, tendemos a llenarlos de contenidos, a transmitirles cosas, a enseñarles, pero muy pocas veces los acompañamos a reconocer su propio ser. Lo que los chicos cantan cuando juegan, cuando se desplazan por la casa, es algo muy propio de ellos, de cada uno. Y esos relatos cantados son los primeros pasos de su voz, de una canción propia. Entonces yo ando siempre registrando estos momentos para luego presentárselos y que se escuchen, y alentarlos en eso. Es fundamental que los nenes puedan escucharse y que escuchen a los adultos decirles que eso que hacen, que es de ellos, está bueno. Por eso grabo mucho a mis niños, pero incluso antes lo hacía cada vez que viajaba con niños de todas partes. Es alucinante lo que sucede con los nenes cuando uno los reconoce y alienta en ese hacer tan especial.

 

Repasando tu trayectoria como artista pero también como pedagoga, ¿cuál es la vigencia hoy de inquietudes sobre qué es, o no es, música para chicos, y si hay una forma determinada en la que el niño debe acercarse a la escucha musical?

Algo sigue pasando, o por lo menos a los periodistas les inquieta mucho, porque siempre preguntan sobre qué es y qué no es música para chicos. En 2015, junto a Violeta de Gainza y a Zulema Noli, tuvimos la oportunidad de ofrecer una charla sobre el tema en el Centro Cultural Kirchner. Yo parto de la base de la curiosidad sobre las preguntas del mundo adulto en relación al de los niños: uno no se pregunta qué es, o qué no es, música para adultos, pero sí lo hace en relación a los chicos. Y los chicos son individuos… Hay niños a los que les va a gustar la misma música que escuchan los papás, y eso puede ser cumbia, rock, folklore o cualquier otra cosa: más allá de la etapa madurativa que estés atravesando, sos un individuo y vas a amar la música de tu entorno, la que te llegue. Dicho esto, es cierto que cuando uno compone para chicos piensa en determinadas cosas que están cerca de ellos. Por ejemplo, las que les suceden cuando crecen: corren, saltan, aprenden a girar, les gusta mucho que les hagan ‘upa’ y también están mucho muy cerca del suelo, en el caso de los más chiquitos… Entonces uno escribe sobre eso porque es una manera de decirles: esto sos vos, esto te gusta, yo te hago canciones para que te acompañen en este momento. Por eso también es importante hacer canciones que no sean solamente rosas, porque a los nenes les pasa de todo: están tristes, se enojan, se sienten excluidos. ¡Como nos pasa a los grandes!

 

Quizás las clasificaciones y los rótulos a los géneros artísticos, del tipo “para niños”, se deban a la “carga” pedagógica que muchas veces se le exige a todo lo referido al mundo de la infancia.


Acá hay algo fundamental: todavía ni las escuelas ni los educadores se bancan jugar por jugar. Hablamos de las inteligencias múltiples pero luego, aún en los espacios educativos más ‘progres’, se pide nivelar al niño para que pase al año siguiente. Es muy fuerte la exigencia y el peso de la educación tal como la entendemos hace muchísimos años, aun cuando cada vez más aparecen voces que hablan de la importancia de jugar, de explorar, de desplegar el propio ser. Por más que esto está presente, a la hora de explicar a la comunidad de padres por qué el niño juega con arcilla aparecen montones de clichés y un lenguaje ‘difícil’ totalmente alejado de la experiencia. Porque es cierto que hay una intención pedagógica en ese jugar con la arcilla, por ejemplo, pero también sucede, en términos de sentidos, algo mucho más grande. Tenemos por delante el desafío de seguir profundizando en la idea de jugar por jugar, en realmente acompañar los procesos madurativos de los chicos que son diferentes e incluir esas diferencias sin ponerles etiquetas de trastornos generalizados. Porque los problemas, como siempre, no son de los chicos. Y porque aprender, aprendemos todos: los chicos, los papás, las familias, los educadores, la escuela. Todo el tiempo.

 


DISCOGRAFÍA

La discografía completa de Magdalena Fleitas se compone de un total de 10 discos. Canciones de un mismo cielo (1996), Que siga la fiesta (1997), Canciones junto al fogón (1998) y ¡Música maestro! (1999), producidos por las Fundaciones Bunge y Born, YPF y Pérez Companc para el Programa de Ayuda a Escuelas Rurales.

La serie Risas, que remite a los cuatro elementos: Risas de la Tierra (2004), un cd pleno de ritmos folklóricos argentinos y latinoamericanos; Risas del Viento (2006), donde la música folklórica se cruza con el lenguaje urbano; Risas del Agua (2011), del que participaron las bellísimas voces de Georgina Hassan, Luna Monti y Ana Prada; y el más reciente Risas del Sol (2015), donde participan Ricardo Mollo y Marta Gomez.

Barrilete de canciones (2008), junto a los docentes de su jardín y la participación de Luis Pescetti, Kevin Johansen, Palo Pandolfo, Fito Páez e Iván Noble

Cuentos Jataka. Relatos de la India (2010), realizado junto a Pescetti a pedido de una fundación de yoga tibetano.

 

 


 

PLANETA MAGDALENA

Magdalena Fleitas es cantante, compositora y productora; musicoterapeuta y docente especializada en la educación de nivel inicial. Desde hace una década dirige “Risas de la Tierra”, un proyecto pedagógico-cultural, “una escuela que canta y baila”, dedicada a la iniciación artística de los más chiquitos de la casa (niños de 1 a 4 años). Cocinera de oficio, dice que en su casa –de muchos colores y llena de sol-, “siempre hay algo rico para comer”. Compañera de Luis Pescetti, mamá –¡felicísima!- de Vicente y de Santiago, integra un coro familiar que hace de cada Navidad un encuentro único. Profesionalmente participó de distintas agrupaciones folklóricas y del Coro del Teatro Colón. Música –y viajera- de alma, becada por el Fondo Nacional de las Artes realizó grabaciones en distintos lugares del país y de Latinoamérica recopilando voces y canciones de niños. Hoy, celular-grabador en mano, registra cada día todas las expresiones de la propia voz de sus hijos y de sus alumnos, voces que en sus discos comparte generosamente en forma de “yapitas”. Además, en 2013, publicó el libro Crianza y Arte, la magia de aprender, donde también se incluye un disco con canciones. Y para 2016, planea el lanzamiento de otro trabajo discográfico: Radio Jardín, con muchas de las canciones compuestas para las series del canal Pakapaka: Taller de historias y Minimalitos, en el que participarán como invitados el musicólogo español Polo Vallejos y otros “grandes artistas”.

Más info en: www.risasdelatierra.com.ar / Facebook: Risas de la Tierra

Twitter: @risasdelatierra

Tags: magdalena fleitas

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2010-07-01 | Música

Especialidades rioplatenses

2009-10-01 | Música

Para endulzar la oreja

2015-08-18 | Música

Antes de subir a escena

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2017 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados