Agenda


Hoy, Viernes 06 de Diciembre

ver día completo

Separador

01-10-2002 |

Educación - Madres y Padres

¿Qué gusto tiene la sal?

Estimulados por su curiosidad innata, los chicos hacen las preguntas más inesperadas. Para tranquilidad de padres y docentes, las ciencias tienen la respuesta a muchas de ellas. Pero lejos de conformarlos, al mismo tiempo que les saca algunas dudas, les genera nuevos interrogantes.

Comentar

Por Ariel Saidón



¿Por qué ese auto salpicó?, ¿por qué el arco iris tiene esos colores?, ¿y los perros, por qué caminan con las manos? Con sólo caminar una cuadra de la mano de un pibe alcanza para notar su capacidad de observación.

En su interés por conocer el mundo que los rodea, los chicos se hacen todo tipo de preguntas sobre la vida cotidiana. Y aunque uno asocie a la ciencia con fórmulas complicadas y pruebas de laboratorio, muchas de esas preguntas pueden ser contestadas a través de ella.

“Es que la ciencia no es una serie interminable de datos que hay que memorizar, sino la forma de conocer que tenemos las personas”, dice la bióloga Melina Furman, directora del portal Experimentar.

Para incentivar este modo de vincularse con la realidad, diferentes propuestas intentan acercarle la ciencia a los chicos en forma entretenida. Talleres, libros, sitios de internet y hasta animaciones para cumpleaños se proponen transformar su capacidad de asombro y despertar el interés por el conocimiento.

“Los chicos se interesan por la ciencia, porque se enganchan con todo tipo de aprendizaje. -opina la licenciada en biología Ileana Lotersztain- Están muy ávidos por conocer y la ciencia en ese sentido es muy atractiva”.

La prueba de que la ciencia puede ser entretenida para los chicos está en los juegos de química, telescopios y microscopios de juguete, que también disfrutaron en su infancia padres y abuelos. Verónica Konstantinovsky, de Ciencia Divertida, plantea que la experimentación, además de atractiva, es fundamental para fijar los conocimientos. “Me lo contaron y lo olvidé, lo ví y lo entendí, lo hice y lo aprendí”, cita a Confucio y dice: “La idea es que los chicos aprendan jugando”.

El desafío, entonces, es aprovechar la sorpresa para construir pensamientos más complejos. Hacerlo desde los primeros años de vida es fundamental para mantener vivo el interés por el conocimiento. “Es un potencial que está latente y que hay que aprovechar. Es como una puerta que sino se cierra,” dice la directora de Experimentar.

Pero si se permite el acercamiento a esta particular forma de mirar el mundo, la curiosidad inicial de los chicos se potencia. Y al mismo tiempo se desarrolla la capacidad de aprender. “Una respuesta en ciencia nunca es redonda o final, sino que siempre dispara nuevas preguntas. Uno va construyendo así los conocimientos: a partir de preguntas, respuestas y nuevas preguntas”, explica Lotersztain.

Tratándose de conocimientos, la ciencia también está presente en la escuela. Sin embargo, muchas veces no despierta en los chicos el mismo interés. Para la física Carla Baredes “el problema está en cómo se la presenta. Si la motivación no está, se transforma en una lista interminable de datos sin sentido, que no responden a lo que los chicos quieren saber”.

“En el sistema educativo está instaurada la enseñanza transmisiva: el maestro se para frente a la clase y cuenta lo que sabe. -describe Furman- Pero la ciencia no se concibe así sino al revés. Una enseñanza más parecida a cómo la ciencia conoce, donde los chicos puedan jugar con la realidad y descubrir los fenómenos por sus propios medios sería mucho más productiva”, sostiene.

“El motor de la ciencia es la pregunta y no la respuesta. -agrega Baredes- Y en general el científico tiene más preguntas que respuestas. Igual que el pibe, que siempre pregunta, nunca se queda conforme con una respuesta.”

Más que la información o el conocimiento sobre temas específicos, las ventajas del contacto con la ciencia desde una edad temprana están en que promueve el sentido crítico. De esta manera, se forman sujetos capaces de mirar la realidad con sus propios ojos. “No se trata de que los chicos sean expertos en física nuclear, sino que puedan mirar las cosas de la vida cotidiana desde una óptica científica. Que el hecho de indagar, de hacerse preguntas sobre el mundo se convierta en un hábito”, observa Furman.

“La posibilidad de buscar información, de preguntar, de analizar lo que le están contando. Todo eso lo hace un ser con mucha más capacidad de defenderse del engaño, de la mentira. La repregunta lo protege, no va a comprar un buzón”, agrega Baredes. Pero además, como dice Lotersztain, “si uno sabe por qué el cielo tiene ese color, lo disfruta más.”


Ciencia Divertida. Licencia de un franquicia española, con sedes en México, Venezuela, Bolivia, Portugal y Argentina que desarrolla talleres, clases en escuelas, animaciones temáticas y shows de ciencia para chicos.

Experimentar (www.experimentar.gov.ar). Portal de ciencia para chicos de la Secretaría para la Tecnología, la Ciencia y la Innovación Productiva (SeTCIP).

“Preguntas que ponen los pelos de punta 1, 2, y 3”. Libros de divulgación científica para niños. de Carla Baredes e Ileana Loterzstain. Ediciones Iamiqué.
     
 
 

Paseos científicos:

Museo Participativo de Ciencias. Prohibido no tocar. Sáb. dom. y feriados 15:30 a 19:30 hs. Entrada: $ 6. Los días de semana recibe visitas de grupos escolares. Junín 1930. 1° Piso. 4807-3260.

El Exploratorio. Centro científico tecnológico interactivo. Dom. de 15 a 18 hs. Entrada $ 5. Los días de semana recibe visitas de grupos escolares. Roque Sáenz Peña 1485 (y el río). San Isidro. 4747-9221.

Abremate. Centro interactivo de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Lanús. Visitas guiadas: Sábados 15 hs. Entrada $ 3. Los días de semana recibe visitas de grupos escolares. H. Yrigoyen 5682. Remedios de Escalada. 4247-4485.

Planetario de la Ciudad de Bs. As. “Galileo Galilei”. Espectáculos, proyecciones, observaciones por telescopio y museo de astronomía. Lu. a Vie. de 9 a 18 hs. Sáb., dom. y feriados 14 a 19:30 hs. Av. Sarmiento y Belisario Roldán. 4771-6629.

Observatorio de la Asociación Amigos de la Astronomía. Visitas guiadas y observaciones. Viernes y sábados 20 y 21:30 hs. Adultos $ 3. Niños $ 2. (se suspende los días nublados). Av. Patricias Argentinas 550. 4863-3366.

Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”. Espectáculos interactivos y experimentos. Salas de Paleontología, Geología, Artrópodos, Reptiles y Anfibios, Aves, Mamíferos, Botánica, etc. Todos los días de 10 a 19 hs. Entrada $ 2 (menores de 6 años gratis). Angel Gallardo 490. 4982-4494 / 6595.

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados