Agenda


Hoy, Domingo 23 de Septiembre

ver día completo

Separador

01-12-2015 |

Cultura - Madres y Padres

La mirada que transforma

Desde hace 15 años, la Fundación ph15 trabaja para que los chicos (y también, los grandes) de Ciudad Oculta (y también, de otras comunidades) encuentren en la fotografía una herramienta de expresión, de canalización de sueños y deseos, de profunda transformación, individual y colectiva. 15 años de romper barreras a fuerza de arte.

Comentar

Por Fernanda Martell


CIUDAD OCULTA, BUENOS AIRES, AÑO 2000
Un grupo de chicos descubre a un fotógrafo que está haciendo un relevamiento en su barrio, la Villa 15, conocida como Ciudad Oculta. Empiezan a seguirlo, a hacerle preguntas. Le cuentan que ellos habían querido estudiar fotografía pero no habían podido. El equipamiento y el material sensible (en ese entonces no existía la fotografía digital) eran excesivamente caros y los lugares de aprendizaje gratuitos, además, les quedaban muy lejos.

Este fotógrafo se quedó pensando, lo conversó con otros y volvieron a Ciudad Oculta con una propuesta: si estos chicos tenían la posibilidad de convocar a 10 compañeros y de conseguir un espacio dentro de la comunidad que los albergara, ellos estaban dispuestos a darles un taller de aproximación a la fotografía. “El 2000 era un momento en Argentina en el que pensábamos que si no hacíamos todos algo por salir de la crisis profunda en que estábamos metidos no íbamos a llegar a ninguna parte”, relata Miriam Priotti, una de las directoras de la Fundación ph15. Los chicos se entusiasmaron, consiguieron el espacio –y a los compañeros- y comenzó una experiencia que entonces imaginaban que era sólo de momento y que ya cumplió 15 años transformando la realidad de miles de chicos y adultos.


VER LO BUENO DONDE OTROS VEN LO MALO
“Nuestra organización cree en el arte como una herramienta de cambio. Si nos dedicamos a la fotografía es porque somos todos fotógrafos, pero creemos que cualquier disciplina artística puede generar un cambio”, explica Moira Rubio Brennan –la otra directora de ph15- en conversación con Revista Planetario, durante una mañana lluviosa de 2015.

Sin embargo, hay que reconocerlo, la fotografía tiene algo especial: “tiene una inmediatez que no requiere aprender tanta técnica antes”, reflexiona Miriam. “Cuando aprendés un instrumento, por ejemplo, necesitás de una formación más prolongada. Con una cámara, enseguida podés contar algo con una imagen y no necesitás mucho más que hacer ‘click’. Y los chicos descubren rápidamente que pueden mostrar cosas que no se ven habitualmente de sus realidades y cambiar la concepción que la sociedad tiene de sus barrios y sus entornos. Hay gente que se acerca a las fotos de ph15 pensando que va a encontrar imágenes deprimentes, tristes, violentas y se encuentra con otra cosa: con juegos, sonrisas, festejos, alegría. Y está bueno romper estas barreras y mostrarle a la gente que son chicos, y que tienen historias de chicos como cualquier otro.”

“Ver lo bueno donde otros ven lo malo” es uno de los pilares que sostiene ph15. Entre los testimonios recopilados de ex alumnos de Ciudad Oculta, el de Gabriela Godoy, egresada del taller en 2006, ilustra esta idea a la perfección: “Caminaba sola por los pasillos solitarios y empezaba a sacar fotos. Me acuerdo que me gustaba mucho sacar fotos los días de lluvia y sobre todo cómo quedaba el barrio y los pasillos después del agua. Y lo que para todos era algo feo, calles inundadas, yo lo veía como algo lindo… me concentraba en los reflejos, me encantaban. Y de algo feo o malo me gustaba sacar algo lindo, yo lo veía como si fuera una pintura”.

“La fotografía es la disciplina que te permite hacer foco desde el primer momento en lo expresivo, y lo técnico puede venir como un valor agregado”, explica Miriam. “Desde el primer día trabajamos con los chicos en qué querés contar, cuál es tu historia. Y eso es maravilloso, porque pueden construir su propia forma de mirar el mundo y de mostrarlo. Esa es la magia de la fotografía”.


PROTAGONISTAS DE LA REALIDAD
“Ph15 nos daba cámaras y rollos, herramientas que orientamos al servicio de nuestras pasiones. Eran las sensaciones lo que importaba, éramos nosotros, sin técnicas condicionantes para la búsqueda de un lenguaje personal. Después llegaron las muestras y los viajes, fuimos a lo desconocido, fuimos a expandir nuestros límites y disfrutar de lo nuevo, de lo incierto, de todo a lo que quisimos aspirar y que logramos llegar. Ph15 no era sólo una teoría o un guión, era real y nosotros logramos mediante la fundación ser protagonistas de esa realidad y de nuestras vidas”, cuenta Nahuel Alfonso, quien fue participante de los talleres de Ciudad Oculta y hoy es fotógrafo.

“En Ciudad Oculta trabajamos con chicos de 10 a 20 años y tenemos una formación de 3 años”, cuenta Moira. “El primer año es puramente expresivo, porque queremos que los chicos vayan desarrollando su propia mirada, el segundo año se incorporan herramientas técnicas y el tercer año, herramientas de edición y audiovisuales. Las clases son de debate a partir de las propias obras de los chicos, se ve si funcionan esas imágenes, si cuentan lo que quieren contar, y así cada uno va armando su cuerpo de obras.”

De este modo, la formación va mucho más allá de lo artístico. Otra cuestión es la construcción respetuosa que se da al interior de los grupos: “Yo expongo mi producción, me expongo a las críticas de los demás, soy receptivo, escucho, puedo construir a partir de lo que escucho, puedo criticar el trabajo de los demás desde un lugar respetuoso, y eso no es menor, no es algo que suceda todos los días. Es una construcción muy linda”, acota Miriam. Y agrega: “Además se bajan barreras, límites preestablecidos, primero del adentro con el afuera, esto de pensar los barrios más vulnerables como territorios aislados donde todo lo malo sucede y hacer visibles realidades que son muy similares a las de todos, pero que están escondidas. Pero también hacia adentro de las comunidades, porque hay barreras internas. Entonces, poder recorrer todos juntos el barrio y ver que pasa lo mismo en todos lados, que podemos dialogar, también es importante”.


PH EN TODOS LADOS
Hoy, la Fundación ph15 continúa dando talleres de fotografía en Ciudad Oculta y sumó nuevos espacios: la Villa 31 de Retiro y distintos barrios del municipio de La Plata (en donde trabajan con chicos más chicos, de entre 6 y 13 años) y este año armaron talleres cuatrimestrales en 90 localidades del país (dirigidos a adultos).

“Siempre rescatamos nuestro origen y por eso nos vinculamos con comunidades que están haciendo una búsqueda propia. Creemos en ese modelo de intervención”, explica Miriam. “Y porque pensamos que la fotografía es una herramienta de cambio social, necesitamos trabajar en muchas comunidades y no en una sola”. Pero además, como los recursos son limitados, desarrollaron un manual con la metodología de trabajo para compartir con todas las comunidades interesadas en replicar la experiencia, para que lo usen como punto de partida para generar su propia práctica. “Porque creemos que ph15 tiene que lograr que la fotografía se expanda, que el arte se expanda como una herramienta de transformación”, agregan.


PALAIS DE GLACE, BUENOS AIRES, AÑO 2015
Un grupo de chicos de Ciudad Oculta inaugura su propia muestra en el Palais de Glace, uno de los sitios emblemáticos de la fotografía en Buenos Aires: PH15 - 15 años de historias retratadas por sus propios protagonistas. 

“Fue una fiesta de 15”, ríe Moira. “Pudimos realmente plasmar en esa muestra el talento de los chicos que pasaron estos años por la fundación. También se armó una línea de tiempo con todo lo que fuimos haciendo año a año, y proyectamos videos en los que mostramos todos los proyectos que llevamos adelante”. La muestra fue impecable. “Para nosotros, los chicos son artistas y las obras las tratamos como lo que son: obras de arte. Y siempre las mostramos así. No resignamos la calidad, nunca”, agrega Miriam.

En la inauguración también estuvieron ex alumnos con sus hijos, muchos de los cuales están esperando a cumplir los 10 años para entrar ellos también en el taller. Emoción y orgullo son los sentimientos que resumen los 15 años de historia de ph15.



Diciembre 2015: EL LIBRO
Este año de festejos cierra con la mejor de las noticias: la edición de un libro que recopila las fotos de los chicos a lo largo de estos 15 años. “Se buscó que fuera un libro que tuviera un recorrido interesante”, cuenta Moira. “Se pensó integralmente como una obra en sí misma. Y sí, se da naturalmente que tiene fotos de todas las épocas, de todos los estilos y de toda Ciudad Oculta. Se buscó que tenga alta calidad y las producciones son todas increíbles”. “El libro tiene testimonios de los chicos y cuenta la historia de ph15 como a nosotros nos gusta, a partir de la obra”, concluye Miriam.

El libro de ph15 se puede comprar online a través de la web www.ph15.org.ar. También allí se informarán los distintos puntos de venta.

 

 


 

Cómo ayudar: Sumá tu mirada
La mayor parte del equipamiento con el que trabaja ph15 es producto de donaciones individuales. “Si no fuese porque muchas personas donaron muchas cosas durante muchos años nosotros no estaríamos hoy funcionando”, explican.

Hay varias maneras de colaborar: con la donación de cámaras y otros materiales, con un aporte mensual o por única vez con tarjeta de crédito o con la adquisición de obras de los alumnos.

 

+ info: www.ph15.org.ar

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2017-11-01 | Madres y Padres

ArteFaBe 2017

2007-09-01 | Madres y Padres

Dime qué escribes

2008-05-01 | Madres y Padres

(Con)tacto de amor

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados