Agenda


Hoy, Martes 22 de Octubre

ver día completo

Separador

01-04-2012 |

Notas y Entrevistas - Cine para chicos

La magia del cine (para chicos)

La Linterna Mágica es un club de cine internacional que propone un recorrido por la historia del séptimo arte en sus más diversas estéticas y temáticas. Desde 2008 está en Buenos Aires, formando espectadores para que tengan la capacidad de elegir sus consumos culturales. Y lo más curioso y fascinante de este proyecto es que se dirige exclusivamente a chicos de 6 a 12 años.

Comentar

Por Fernanda Martell

 


En un sábado de marzo (soleado y todavía caluroso), las calles del Abasto tienen un inusual movimiento de chicos, de mamás, papás, abuelos y micros, que confluye en la puerta de la Ciudad Cultural Konex. Si se observa con atención, se podrá ver que muchos chicos llevan en sus manos una pequeña revista que anticipa lo que está por suceder: “Tartas, tortazos, carreras y demás” es el prometedor título de la primera función del año de La Linterna Mágica, el club de cine que esta tarde de sábado convoca a una verdadera multitud de chicos a ver un compilado de cortos de cine cómico y mudo, filmados entre los años 1919 y 1925.

 

¿Cine mudo para chicos? Sí, y no es la primera vez que la Linterna Mágica hace una experiencia como esta. “Me parece interesante la manera de encarar el trabajo con los chicos, con contenidos que no necesariamente son para niños”, explica Cecilia Perczyk, coordinadora de La Linterna Mágica Buenos Aires. “Este es un club de formación de espectadores. Las películas que damos son de toda la historia del cine. Por ejemplo, el año pasado dimos Cantando bajo la lluvia, o películas de (Charles) Chaplin y de Buster Keaton con las que, en general, los adultos creemos que los nenes no se enganchan y sí, les encantan. A un nene que a los 6 años empieza a mirar a Chaplin, le abrís un mundo distinto.”

 

 

DESDE SUIZA, CON AMOR (POR EL CINE)


Antecedente del cinematógrafo, la linterna mágica fue el nombre que se le dio al dispositivo técnico que permitió la proyección de imágenes en movimiento. Antecedente de la experiencia que un sábado al mes se realiza en el Konex, en 1992 nació el primer club de La Linterna Mágica en Suiza. En aquel pequeño y lejano país se trazaron las bases de un proyecto que busca acercar la magia del cine a chicos de 6 a 12 años y que hoy cuenta con 80 clubes sólo en Suiza y 10 más distribuidos en otros países del mundo. Entre ellos, dos en Argentina: uno en Buenos Aires y otro en Mar del Plata.

 

La Linterna Mágica desembarcó en estas tierras a través de un encuentro fortuito. Cecilia Perczyk oyó hablar de este proyecto a Andrés Feldman, quien a su vez había conocido en un festival de cine a un integrante de la Linterna Mágica de Europa. El entusiasmo fue tal que decidieron armar la primera sede en Argentina. En 2008, La Linterna Mágica presentaba su primer ciclo en el Museo de los Niños Abasto, con 250 chicos inscriptos. Al año siguiente, se mudaron a unas pocas cuadras, a la Ciudad Cultural Konex. Desde entonces, los socios del club crecieron en número. En esta primera función de 2012 calculan que hay cerca de 600 chicos. Cecilia continúa coordinando el proyecto, ahora junto a Demian Adler e Ilan Brandenburg.

 

Cada año, el club de cine tiene nueve funciones. Nueve películas divididas en segmentos: comienza con “Películas que hacen reír”, concluye con “Películas que hacen soñar” y, en el medio, se alternan “Películas que hacen llorar” y “Películas que dan un poco de miedo”. Regla de oro de La Linterna Mágica es que los chicos ingresan a la sala solos: adultos abstenerse. “La idea de que la función sea sin padres implica un montón de trabajo nuestro, pero para los nenes es mucho mejor porque no reciben la opinión de los padres sobre lo que ven: es el encuentro de ellos con el arte”, explica Cecilia. Un encuentro que no requiere de intermediarios pero sí de algunas herramientas. Para eso están las revistas que los chicos reciben por correo en sus domicilios (“no recibimos muchas cartas ya, y los chicos se ponen re contentos con eso”, sonríe Cecilia) y, también, una breve representación teatral antes de la proyección, en la que un grupo de actores da algunas pistas para entender mejor cuestiones temáticas o técnicas. En algunos casos, por ejemplo, se trabaja sobre la biografía del autor y en otros se apunta a que los chicos aprendan a identificar los distintos planos cinematográficos.

 

La Linterna Mágica se define como un club cultural. Y, como todo club, les permite a sus socios integrarse con otros chicos, socializar, lograr un sentido de pertenencia. “Les encanta ir porque es su espacio, al que los papás no entran: es suyo”, afirma Cecilia. “Y el cine tiene una cosa que es muy mágica, que los atrapa de inmediato”.

 

 

LUZ, CÁMARA Y ACCIÓN


Cientos de cabecitas asoman desde las butacas. En escena aparece “La sabia”, el personaje que interpreta Maia Menajovsky, para contarle a la audiencia la diferencia entre los cortos y los largometrajes, para hablar del cine mudo, para explicar qué es un gag, para recordar a Chaplin o a Buster Keaton. La entrada de “El ingenuo” -Mariano Kodner-, quien nunca entiende las explicaciones de “La sabia", y de un tercer personaje invitado, abre el juego. En esta primera función, si de cine cómico hablamos, no hay mejor idea que invitar a Abelarda Tartaleta, una especialista en lanzamiento de tortas. Los chicos participan, ríen, suben a escena si es necesario y, al mismo tiempo, van adquiriendo herramientas para lo que vendrá.

 

Terminado el juego, los chicos entonan el conjuro ya conocido por los socios antiguos y rápidamente aprendido por los recién llegados: “Luz, cámara y ¡acción!” La pantalla se ilumina y la magia del cine vuelve a girar en la sala. Comienzan los cortos de cine mudo, con el acompañamiento de dos músicos que interpretan en vivo los diferentes ritmos de la historia. Un señor resbala sobre el piso mojado de un lavadero de autos. Las risas de los chicos retumban en la sala. El efecto cómico se mantiene intacto.

 

Desde La Linterna Mágica no dejan de sorprenderse. Muchas veces dudaron si ciertas películas funcionarían o no con los chicos. Una de las experiencias más intrigantes fue la proyección de la película Chang, un documental de 1925 sobre una tribu en la selva asiática. Los chicos se interesaron por la historia del nene que lo protagonizaba. La experiencia les demuestra que los niños son espectadores mucho más amplios e inteligentes que lo que muchos adultos presuponen. “Les damos otro tipo de películas, que les permiten animarse a ver otras cosas también”, asegura Cecilia.

 

Por ese motivo, las películas que pasaron por las pantallas de La Linterna Mágica son muy variadas: desde Tiempos modernos, de Chaplin, hasta Wallace & Gromit, de Nick Park, pasando por El increíble hombre menguante, de Jack Arnold, Día de fiesta, de Jacques Tati, El rey de las máscaras, de Wu Tianming y hasta películas que los chicos posiblemente ya conozcan como La Era de Hielo o Bolt. “Yo no estoy en contra del cine comercial, a mí me encanta, pero la idea es que puedan ver del otro cine también. Que les llame la atención todo: la película 3D y la película muda”, argumenta Cecilia. “La idea es formarlos para que puedan elegir lo que consumen”.

 

 

HASTA LA PRÓXIMA

 

Una vez que termina la película, se escuchan los aplausos y los chicos ya están listos para volver a casa. “La estructura de debate de los adultos no la usamos, primero porque son chiquitos y además, ¡porque es mucha cantidad de nenes! Entonces, la idea es darles herramientas y que cada uno vea, con lo que le pasa, qué hace”.

 

La sala en esta primera función del año está casi llena. Sin embargo, desde la Linterna Mágica planean seguir creciendo, hasta llegar a hacer dos salas. Por otra parte, se realizan actividades especiales para llegar a un público más amplio, como la participación en La Noche de los Museos o en el evento Buenos Aires Noche en Vela, donde realizaron funciones gratuitas y abiertas a toda la familia. También el año pasado tendieron redes al interior del país, a través de un proyecto del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con una serie de capacitaciones sobre cine en lugares remotos de Chaco, Santa Fe, Tucumán y Jujuy, “localidades medio perdidas, que no tenían cine, y a las que se les brindaba herramientas para armar ciclos para toda la familia, además del equipamiento necesario”. Luego de esos talleres, los coordinadores de La Linterna sueñan con iluminar varias experiencias más en todo el país.

 

En tanto, en el Konex, y mientras esperan el momento de salir de la sala, los chicos aprovechan para comentar entre ellos los cortos que acaban de ver, qué cosas les gustaron más y qué cosas no tanto. Al despedirse, saben que volverán a verse al mes siguiente, para compartir una nueva experiencia cinematográfica. ¿Cuál será la próxima película? Nadie lo sabe. La programación se mantiene en el más absoluto secreto, que se devela recién una semana antes de cada función, cuando llega por correo la revista de La Linterna Mágica a las casas. Habrá que esperar, entonces, a que llegue el cartero.

 

 

 


 

UNA LINTERNA INCLUSIVA

 

En el año 2010, los coordinadores de La Linterna Mágica decidieron darle una vuelta de tuerca al formato europeo, incluyendo un Programa de Becas para aquellos chicos que no podían acceder por cuestiones económicas. “La idea es integrar”, explica Cecilia. “Nosotros podemos hacer el proyecto en una villa, pero la idea es que el nene vaya a un lugar como el Konex y que se una a otros chicos. Dentro de la función, no hay diferencias”.

 

Este Programa de Becas responde a la idea de que la cultura y el juego son derechos que corresponden a todos los niños. “Hay un montón de nenes que necesitan actividades culturales. Por ahí uno piensa que las necesidades básicas son comer e ir a la escuela. Y hay un montón de necesidades asociadas a eso que es ‘ser chicos’, tener actividades que les permitan desarrollarse desde otros lugares”.

 

El ciclo de 2010, en el que se incorporaron como socios muchos chicos de Hogares, comenzó con El pibe, de Chaplin. Dicen en La Linterna Mágica que hubo un poco de temor si, justamente esta película, que cuenta la historia de un nene que es abandonado por su madre, no tendría una temática muy delicada para los chicos que, por diversas circunstancias, no podían vivir con sus familias. Al final de la función, cuenta Cecilia, se les acercó una de las coordinadoras de uno de los Hogares y “muy emocionada, con lágrimas en los ojos, me dijo cuánto bien les hizo a los nenes ver esa película. Porque les permitió ver una problemática que ellos mismos están viviendo en cuerpo pero desde un lugar sublimado. Les permitió un encuentro distinto con aquello que tienen que resolver y trabajarlo desde otro lugar”.

 

Actualmente, casi la mitad de los socios de La Linterna Mágica están becados y, muchos de ellos, provienen de Hogares. Para sostener este Programa de Becas, La Linterna Mágica cuenta con subsidios estatales –del Ministerio de Desarrollo Social de la ciudad de Buenos Aires- con los ingresos que provienen por parte de Mecenazgo, con el aporte de la Fundación Arte Vivo y la colaboración de Arte en Red, que realiza el contacto con los Hogares. Otra forma de financiamiento de becas es el aporte de particulares interesados en la propuesta.

 

Cómo colaborar: Sumarse al Programa de Becas de La Linterna Mágica es muy sencillo. Se puede abonar una membresía anual de $ 220 a través de Ticketek (o por teléfono al 5237-7200) y luego enviar un mail con el número de comprobante a linternamagicaargentina@gmail.com para que sea aplicado al plan de becas.

 

 

 


¿CÓMO PARTICIPAR?

 

 

El ciclo anual de la Linterna Mágica incluye 9 películas, de marzo a noviembre, generalmente  los primeros sábados de cada mes a las 15 hs. Los socios se pueden sumar al ciclo en cualquier momento del año. La suscripción cuesta $ 220 hasta julio (para hermanos, $ 176) y luego se cobra la mitad. Los socios pueden colaborar también con el programa de becas adquiriendo una membresía y una beca a $ 350.

 

Las funciones se realizan en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131, ciudad de Buenos Aires. 4864-3200). La suscripción se puede abonar a través de Ticketek (o por teléfono al 5237-7200).

 

+ info: linternamagicaargentina@gmail.com

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados