Agenda


Hoy, Lunes 21 de Octubre

ver día completo

Separador

01-10-2011 |

Educación - Madres y Padres

"Internet no es una biblioteca, es una cafetería"

Leer y escribir después de Internet ya no es lo que era. Los maestros y los padres lo saben. Los chicos también. Y se preparan para ir a una escuela que más tarde o más temprano tendrá pantallas para todos. El semiólogo español Daniel Cassany sostiene que la red permite el desarrollo de nuevas destrezas de lectura y escritura. Y dice que hay que alfabetizar digitalmente a las nuevas generaciones. Además, habla de ideología, ficción y jergas.

Comentar

Por Gabriela Baby


La llegada de Internet influye profundamente en los hábitos de lectura y de escritura de todos y, especialmente, de las nuevas generaciones que se aprestan a hacer uso (¿y abuso?) de la red. Porque si bien es cierto que los chicos muestran una destreza asombrosa para hacer sus propios blogs, participar en redes sociales y jugar en la web, Internet también los enfrenta a un cúmulo casi infinito de saberes, discursos, ideas y propuestas que deberían poder leer con sentido crítico. En entrevista exclusiva con Planetario, Daniel Cassany, profesor de análisis del discurso en la Universidad de Pompeu Fabra y autor de varios libros sobre prácticas de la escritura y modos de leer contemporáneos, compartió algunas ideas sobre educación, nuevos hábitos de escritura y la profunda transformación que implica Internet.

¿Cuáles son los cambios en cuanto a hábitos de escritura y de lectura que está dando Internet a los chicos?

Internet ha modificado mucho la vida de los chicos. Antes, cuando no había Internet,  las posibilidades de leer eran más limitadas. Podíamos leer libros, pero sólo los que teníamos en el lugar donde viviéramos. Y las posibilidades de escribir eran muy pequeñas: quizá escribíamos una carta, algún poema, algunos inventaban un código secreto para enviarse mensajes entre amigos. Internet ha cambiado mucho este panorama, porque les da a los chicos la posibilidad de hacer cosas interesantes con la escritura y con la lectura. Y éste es el gran cambio.

Muchos docentes y padres dicen que la escritura del chat o de Facebook deforma la escritura correcta.

Internet ha cambiado la escritura. Antes había un monopolio de la escritura correcta, normativa y formal. Ahora, ese monopolio se ha roto. La escritura se ha diversificado tanto como el habla. Entonces, cuando chateas con tus amigos escribes de una manera rápida e incorrecta, porque quieres ser rápido. En cambio, cuando escribes para un medio de comunicación, o una carta a una repartición pública lo haces de una manera correcta, formal, porque diferentes personas, de diferentes culturas, de diferentes lugares van a leer el texto. Se trata de aprender que existe esta diversidad.


Colaborar en la web

Pero también la red exige una escritura de registro más formal que el del chateo con los amigos.

La generación de los nativos digitales está mucho más entrenada en la diversidad que propone la escritura. Porque Internet es un ámbito que exige escritura, participación, comentarios, intercambio. Antes, los chicos escribíamos y tenía poca circulación el material. Ahora, tú pones una foto en tu fotolog o un comentario en Facebook y a la mañana siguiente tienes 15 personas que te han leído y te han hecho comentarios: esto es muy estimulante. Son lectores reales que te dan sus visiones auténticas. Grandioso.

¿Cómo aprovechar esta capacidad y destreza que tienen los chicos en la escuela?

En primer lugar, metiendo computadoras en la escuela para que todos los chicos tengan acceso. Y luego, hay que utilizar los recursos de la web para la escuela. No es tan difícil. Antes los chicos tomaban apuntes en sus cuadernos. Ahora pueden hacerlo en una Wiki, y pueden compartirlos. Es mucho más estimulante. Si hacen una experiencia de laboratorio, pueden hacer fotos, grabar videos y colgarlos con sus propios comentarios. Además, en Internet la escritura es multimodal. Ya es muy difícil encontrar en la web un texto de solo palabras: hay video, hay música, hay imágenes. Entonces, leer y escribir también incluye saber usar estos recursos. 

Y la escritura formal y la literatura ¿dónde quedan?

Por supuesto que la escuela es el lugar donde se enseñan. Obviamente eso no cambia. Lo que hay que entender es que los conocimientos que tiene el chico son distintos de los que tenía antes… y son conocimientos también, no son pavadas. Si desde el punto de vista constructivista se suele decir que hay que partir del conocimiento previo del chico, ahora tiene muchísima más experiencia de lectura y escritura que antes. Entonces, convendría capitalizar esta experiencia: trazar puentes entre la escuela y ese conocimiento. No se trata de que en la escuela se enseñe a chatear: eso los chicos ya lo saben. Lo que hay que hacer es enseñarle que si chatea con un profesor no podrá hacerlo con esta jerga sino que hay que escribir de un modo correcto. Y hay que enseñarle a utilizar los recursos que hay en Internet para escribir de modo correcto, los diccionarios, los programas de traducción, las bases de datos: todo eso que está allí, que es gratuito, que está a tu disposición para poder escribir mejor.


Contra el lector ingenuo

En Tras las líneas (2006, Anagrama), Cassany analiza el problema de leer sin contexto. Es decir, si Internet es siempre el contexto de lectura, se pierden las marcas de producción de los diferentes textos y, entonces, no se sabe a ciencia cierta quién escribió lo que leemos, ni por qué ni para qué lo hizo. En definitiva, siguiendo su pensamiento, Internet exige ciertas destrezas para poder leer intenciones e ideología de los textos.

¿Cómo enseñar a leer la ideología?

El ejemplo más sencillo es ponerle al alumno tareas de lectura de la ideología haciendo búsquedas con temas que a los chicos interesen. O proponer prácticas de lectura comparativa: contrastar la información de Wikipedia con la del libro de texto que tenemos en la clase. Entonces, cuál es mejor y por qué. La idea es que los chicos empiecen a buscar y a ver las diferencias entre los distintos puntos de vista. Y de estas comparaciones surgen lectores menos ingenuos, un poco más entrenados para leer la ideología. Hay que enseñar a los chicos a leer en esta diversidad. Internet no es una biblioteca: es una cafetería. Hay de todo y no te puedes creer todo lo que dicen.

En este contexto, ¿cuál es la importancia de la lectura de libros?

También es importante leer libros. Pueden leer escritores actuales argentinos, y si les interesa pueden leer algún clásico argentino y luego algún clásico español. Es importante partir del hoy y del aquí para ir hacia otros horizontes, como pueden ser los clásicos. Muchos lectores pueden empezar por adaptaciones para luego ir a los originales. Lo que no se puede hacer es dar de un día para el otro a leer el Quijote, porque lo único que se logra es que el chico lo deteste. En todos los casos, es importante que la lectura genere significado, que sea interesante, que les dé ideas de cosas que puedan comentar con sus amigos.


Pichón de novelista

Un fenómeno sobre el que trabaja Cassany es el de los pequeños escritores de ciencia ficción que se multiplican en la web.

El FanFic es un fenómeno que se despliega en todo el mundo. ¿A qué se debe este fenómeno?

Cuando una saga como Crepúsculo o Harry Potter se termina, muchos chicos quedan adictos a la historia. Y como no pueden leer más (porque ya leyeron todo) empiezan a escribir. Escriben ficción y publican en sitios de la web que organizan para intercambiar y compartir estas historias. Internet es un espacio en el que se desarrollan fanatismos de este tipo y hace que la gente escriba. Si pones Fanfic.es entras a un sitio en donde hay miles de chicos conectados escribiendo historias de lo más variopintas, de ciencia ficción, sobre sus héroes de TV o de los videojuegos. Son historias larguísimas, con montones de lectores. Es decir, que los chicos van a la escuela entrenados en un montón de destrezas de lectura y escritura.

La escuela debería enseñar a hacer un uso específico de la web. Pero aun no está del todo claro de qué se trata ese uso…

La escuela tiene que esforzarse para entrar poco a poco a capitalizar de alguna manera este mundo y estas destrezas de los chicos en Internet. Los maestros tienen que recibir formación para empezar a utilizar las computadoras. Hay que desarrollar hábitos sanos con las computadoras. Los chicos tienen que aprender que no pueden chatear en clase. Y tienen que aprender a buscar la información requerida y a escribir para el destinatario que se les pide. Es un trabajo muy importante que no es solo responsabilidad de la escuela sino también de las familias, pero es un trabajo que hay que hacer porque sino los chicos no van a ser buenos usuarios de Internet, no van a estar alfabetizados digitalmente.




Planeta Cassany

Luego de graduarse en la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona con la intención de convertirse en escritor, comenzó a interesarse por lingüística del texto, lingüística aplicada, metodologías de aprendizaje de idiomas y otras materias relacionadas con la enseñanza de la lengua. Desde 1993, es profesor titular de Análisis del Discurso en lengua catalana en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y docente en la Facultad de Traducción e Interpretación en materias de análisis del discurso, redacción, ciencias del lenguaje, didáctica de la lengua y discurso especializado. Ha publicado varios libros: Describir el escribir (1988), Reparar la escritura (1993), La cocina de la escritura (1993; 12 reimpresiones en catalán y 15 en castellano), Construir la escritura (1999), Tras las líneas (2006), Taller de textos (2006) y Afilar el lapicero (2007).

Más info: www.upf.edu/pdi/daniel_cassany




Cassany Dixit

“Internet ha creado nuevas comunidades discursivas, roles de autor y de lector, géneros electrónicos y formas de argot. Nos comunicamos de manera instantánea con todo el planeta, pero con una prosa nueva. ¿Cómo se saluda al entrar a un chat? ¿Por qué escribimos de manera mas coloquial en el correo electrónico? ¿Cómo distinguimos una web fiable de una engañosa? Hoy muchas personas ya casi solo leen en la pantalla, escriben en el teclado y conocen las respuestas a estas preguntas”.

(…) “La expansión de Internet contribuye a desarrollar otras particularidades de la lectura contemporánea, como la literacidad crítica, el plurilingüismo o la divulgación científica. En primer lugar, el océano de datos que incluye la red resulta inabarcable e inútil si no podemos distinguir las perlas de la basura. La estructura interconectada y abierta de Internet rompe cualquier tipo de censura o control y facilita la difusión de los puntos de vista de cada uno. Hoy tenemos más acceso a las ideas de todos, de manera que la criticidad todavía es más necesaria”.

Cassany, D. Tras las líneas. Sobre la lectura contemporánea. (2006) Anagrama, Barcelona.

 

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados