Agenda


Hoy, Domingo 15 de Diciembre

ver día completo

Separador

01-04-2001 |

Cultura - Madres y Padres

Internet: ¿La nueva caja boba?

A pesar de que Internet ya está instalado en una gran cantidad de hogares, sigue siendo un medio de comunicación nuevo. Se presenta como una herramienta que permite acceder a información y contactarse con gente de todo el mundo, además de ser fuente de entretenimiento. Pero los especialistas discuten acerca de sus supuestas ventajas y todavía no está claro cuál es su especificidad.

Comentar

Por Ariel Saidón



Cada vez más gente se acerca a esta nueva tecnología. Muchos de ellos, chicos que la usan para jugar, chatear con amigos o simplemente entretenerse. Según la consultora Prince & Cooke, el 15% de los usuarios de Internet en Argentina son menores de 18 años. Pero es todavía un desafío lograr que esta herramienta sea aprovechada en su totalidad.

A través de la red los chicos pueden hacerse "amigos" de cualquier lugar del planeta, buscar información para la escuela y hasta publicar sus cuentos o diseñar su propia página web. "Sin embargo -dice Marcela Czarny, pedagoga y directora del sitio Chicos.net- la mayoría de los chicos van a las páginas de juegos y muchos se quedan horas en el jueguito más tonto".

Una encuesta que realizaron desde el sitio que ella dirige demostró que los chicos en Internet siguen los mismos intereses que en su vida cotidiana. 200 chicos a los que se les preguntó cuáles son sus gustos y actividades y qué es lo que hacen en Internet respondieron, según sus preferencias, que visitan sitios donde pueden hacerse amigos, el de su equipo de fútbol o su cantante favorito.

Con Internet sucede lo mismo que antes pasaba con la televisión: su uso excesivo genera interrogantes y discusiones sobre supuestos efectos nocivos. Pero todavía no hay un común acuerdo sobre el tema. Incluso, en referencia a los juegos electrónicos, algunos cognitivistas plantean que favorecen al desarrollo de ciertas habilidades. De todos modos, son los padres y los educadores quienes deben intervenir en relación a los límites y ofrecer también otras alternativas.

A diferencia de la televisión, la computadora e Internet son interactivas, trabajan con el texto y necesitan de la lectura. Tal vez en forma más dispersa que con un libro, que tiene un principio y un final planteados por el autor, los chicos leen, escriben y tienen la posibilidad de expresarse.

"Es importante no ver a Internet como un ogro, como es importante no ver a la televisión como un ogro. -sostiene Czarny-  Yo preferiría que mis hijos no vean ciertos programas, pero tampoco creo que sea positivo negarles el acceso a algo que es totalmente masivo, y a lo que todos sus compañeros llegan. Por eso, ven la tele pero después les propongo otras alternativas como ir a la plaza o leer un libro."

Pero el entretenimiento es sólo una de las posibilidades que ofrece la red, que también puede ser una herramienta de conocimiento y de comunicación muy importante. Y puede ser aprovechada, entre otras cosas, para investigar sobre los diferentes contenidos que se trabajan  en la escuela. Sin embargo, Czarny (que también trabajó como maestra de grado) observa que en la escuela "la computadora está limitada a la clase de informática e Internet no está incorporada como una herramienta para las distintas disciplinas".

Por la gran cantidad de información a la que permite acceder, la red de redes fue comparada metafóricamente en más de una oportunidad con la Biblioteca de Alejandría. Pero esta gran aglomeración de datos genera problemas a la hora de buscar una información en particular.

"Es lo mismo que cuando llegas a una ciudad que no conocés. -compara Czarny- Si vas a un pueblito, a los diez minutos conocés todas las ventajas y la belleza del lugar. Si llegás a la ciudad más grande del mundo vas a necesitar un mapa o alguien que te ayude para recorrerla y los peligros tambien van a ser mayores. Pero también mayor es la información que podés conseguir. Internet es como la ciudad más grande del mundo."

En ese sentido, el desafío para los padres y docentes es el de replantear su rol de educadores y ubicarse como coordinadores y orientadores frente a chicos que tienen acceso a una mayor cantidad de información pero no tienen aún la capacidad de metabolizarla.

Pero ¿cómo orientar a los chicos en un medio que es desconocido por los propios padres?

Como sucede con la mayoría de las nuevas tecnologías los chicos tienen menos dificultad que los adultos para acercarse a ella. Y tanto en la casa como en la escuela se relacionan con más naturalidad. Pero aunque sean los chicos quienes le enseñen a los adultos a utilizarla, son estos últimos quienes deben acompañar para seleccionar, clasificar y relacionar la información para poder aplicarla.

Los sitios para chicos son una buena entrada ya que desde allí acceden a contenidos específicos para ellos. Por un lado, ofrecen seguridad a los padres y garantizan el entretenimiento de los chicos. Algunos funcionan en forma de portal y poseen enlaces a otros sitios que ellos mismos pueden elegir según sus propios intereses.

Czarny plantea que son útiles en una primera instancia y que llegado a un punto los chicos van a entrar directamente a los lugares específicos de su interés. "Una nena a la que le gustan las ballenas va a entrar a un sitio para chicos para hacerse amigos y para ver a que otros chicos le gustan las ballenas, pero después va a entrar a los lugares de ballenas. Y bienvenida sea."

Un tema que preocupa a padres y docentes es que los chicos accedan a través de Internet a contenidos no adecuados para su edad como la pornografía, el racismo o la violencia. Para Czarny, este es un problema que excede los límites de Internet y que ya estaba presente en otros medios de comunicación. Por eso plantea que la forma de cuidar a los chicos es estando cerca de ellos cuando navegan para orientarlos. En este sentido recomienda ubicar la computadora en un lugar de paso y evitar que los chicos se encierren para usarla, charlar con ellos acerca de lo que hacen en Internet, tener una dirección de correo electrónico común a toda la familia, instalar programas filtro que bloquean el acceso a determinadas páginas y controlar de vez en cuando los sitios visitados. "Internet es como la calle -dice Czarny-, hay de todo. Y así como cuando empiezan a viajar solos los padres les preguntan con quien salen y a dónde van, también en Internet tienen que encontrar su manera de cuidarlos."

"También es importante que la sociedad tome conciencia y empiece a hacerse cargo de controlar este medio como lo hace con la calle y los otros medios de comunicación", opina.

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados