Agenda


Hoy, Sábado 21 de Julio

ver día completo

Separador

01-05-2018 |

Escapadas - Paseos en familia

Huellas del pasado en Tucumán

Ruinas milenarias, museos interactivos, arte y tradiciones, caminatas cortas, aventura, buena cocina y los más bellos paisajes. Un recorrido por los valles calchaquíes tucumanos es una experiencia increíble, para disfrutar en familia.

Comentar

Desde San Miguel de Tucumán, la bella capital de la provincia más pequeña del país, un camino rodeado de vegetación exuberante conduce a Tafí del Valle. Un recorrido de 2 horas y media que atraviesa las yungas (el Paraje El Indio es el lugar indicado para disfrutar de este paisaje selvático) para dar paso, unos kilómetros más arriba, al Valle de Tafí, rodeado de cumbres y habitado por las huellas de un pasado indígena y colonial.

Recorrer Tafí del Valle pausadamente es de por sí un placer. Sus casas detenidas en el tiempo, los cardones que acompañan el paisaje, los colores de sus artesanías y los sabores de las comidas regionales son en sí mismos un plan para disfrutar aún más la esencia de la región.

También se pueden realizar paseos cortos:

- Visita a la Estancia Jesuítica de La Banda: Declarada Monumento Histórico en 1978, recuerda el paso de los Jesuitas por la zona a través de un Museo de Historia y Arqueología.

- Reserva Los Menhires: Cruzando el Dique La Angostura se llega a El Mollar, pueblo en el que se encuentra un buen número de monolitos de época precolombina, llamados “Menhires”. Tallados con signos aún indescifrables de motivos antropomorfos y zoomorfos en bajorrelieves, cuentan con una antigüedad aproximada de 2500 años.

- Tafí y sus quesos: la zona es reconocida desde la época de los jesuitas por sus quesos, especialmente el de cabra, y los secretos de su elaboración vienen transmitiéndose por generaciones. El gusto inconfundible se debe a que los animales se alimentan de los pastos de altura. Una visita a la Estancia Las Carreras permite conocer la elaboración y degustar algunas exquisiteces.

Partiendo de Tafí y pasando por Abra del Infiernillo llegamos a Amaicha del Valle, donde se encuentra el Centro Cultural Pachamama, un espacio único realizado con piedras de la zona por el artista Héctor Cruz. Aquí se rinde culto a las creencias y dioses indígenas en obras plásticas, murales de colores, fuentes de agua y portones. El pueblo de Amaicha es famoso, además, por su buena mesa. Alrededor de la plaza hay lugarcitos donde degustar empanadas, locro de zapallo y maíz y pan con chicharrones.

La gran estrella de este viaje es, sin dudas, la visita a las Ruinas de Quilmes, que se encuentran al pie del Cerro Alto del Rey. Estas ruinas corresponden a una gran ciudadela, con dos fortalezas que la custodiaban al norte y al sur, siendo uno de los más importantes asentamientos indígenas del país ya que albergó a casi 3.000 habitantes. Visitar las viviendas semisubterráneas, ver los morteros tallados en la roca y el museo interactivo recientemente inaugurado hacen de esta visita una experiencia riquísima para toda la familia.


Por Lic. Marisa Godoy - visite www.viajeconchicos.com.ar



 

CÓMO LLEGAR
Tucumán cuenta con el Aeropuerto Internacional "Tte. Benjamín Matienzo". Desde San Miguel, tomar la RP 38 Sur y empalmar en Acheral con la RP 307 hasta Tafí del Valle.

MÁS INFORMACIÓN
- Centro Cultural Pachamama: RP 307 km 118, Amaicha del Valle. Tel: (03892) 42-1004. Entrada $100 (menores de 10 años gratis). Se pueden realizar recorridos libres o guiados.

- Ruinas de los Indios Quilmes: RN 40, a 20 km de Amaicha del Valle. Abre de 8 a 18 hs todos los días. Hay servicio de guías, brindado por la comunidad local.

- Información Turística General: www.tucumanturismo.gob.ar

 

Tags: escapadas, viajes, familias, Tucumán, noroeste

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados