Agenda


Hoy, Jueves 19 de Septiembre

ver día completo

Separador

01-10-1999 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

"Hay un público que busca otras opciones"

Músicos, compositores, autores, intérpretes y docentes dedicados a la creación, transmisión y difusión de la música para chicos se agruparon en el MOMUSI, Movimiento de Música para Niños. Desde 1997 trabajan con la idea de lograr que la comunidad tenga acceso a mensajes musicales diversos. Para ello, organizan espectáculos y ciclos de recitales en los que ponen a disposición del público su material.

Comentar

Por Ariel Saidón



En noviembre del ‘98, el MOMUSI organizó el Primer Encuentro Nacional de la Canción Infantil y está planeando el Segundo para mediados del 2000. Recientemente acaba de finalizar un ciclo de conciertos de tres meses de duración en el Centro Cultural San Martín del cual participaron grupos de todo el país y que, a pesar de haberse realizado en un horario poco común (domingos a las 11 hs), fue un éxito de convocatoria.

María Teresa Corral, Caracachumba, Los Musiqueros y Sonsonando son algunos de los grupos y personas fundantes de este movimiento, cuya coordinación general está a cargo de la compositora y educadora María Teresa Corral y el actor Daniel Viola.

Florencia Steinhardt (Caracachumba), explica que “El MOMUSI nace con la intención de mancomunar esfuerzos en todo lo que tiene que ver con la difusión de la música para chicos, ya que individualmente se hace difícil”. Sucede que, a diferencia de otros tiempos, hoy no es fácil acceder al material que estos artistas producen.

Los Musiqueros y Sonsonando surgieron a mediados de los ‘80, en un momento en que la música para niños tenía mayor difusión. “Los discos no eran un hit pero tenían un lugar. - cuenta Corral - Estaban en determinadas disquerías, había una crítica y una respuesta hacia ellos”. Sin embargo, fenómenos como la concentración mediática y las mega disquerías cambiaron la situación. “Se ofrece lo que se supone, desde los medios masivos de comunicación, que a la gente le gusta” afirma Beba Raspo (Sonsonando). “Pero, en realidad, - acusa - este gusto no es cuestión de elección sino que es una imposición. A los chicos no se les da la posibilidad de elegir.”

En ese sentido, Julio Calvo (Los Musiqueros) destaca el papel del MOMUSI. “Nosotros tenemos que hacer el mayor ruido posible para que nos escuchen, para dar la alternativa de elegir. Porque hay un público que busca otras opciones”. Así lo demuestran los recitales que ellos organizan. El ciclo que durante los meses de junio, julio y agosto realizaron en el Centro Cultural San Martín atrajo a gran cantidad de familias y la sala estuvo llena en todos los conciertos. “La respuesta de los chicos fue muy entusiasta”, cuenta Raspo. Junto a sus padres participaron de los juegos que los músicos proponían desde el escenario y cantaron las canciones.


Juntarse para crecer

Pero el MOMUSI no sólo existe para que el espectador tenga otras alternativas. También favorece el intercambio entre los propios artistas que, antes, trabajaban aislados. “El objetivo está en juntarse para difundir pero también para crecer nosotros mismos. Todo lo que sea confrontar, mezclarse e intercambiar es positivo”, admite Calvo. De hecho, ese fue uno de los objetivos que se plantearon al formar el movimiento. “La primer idea era saber cuántos éramos en el país y tratar de tender redes para conocernos”. Una de las primeras oportunidades que tuvieron para encontrarse con otros grupos fue el Encuentro Latinoamericano que se realizó en México en el año ‘97 y del que participaron todos los que en ese momento formaban parte del MOMUSI.

“La delegación argentina era una de las más numerosas - cuenta Calvo - , pero no nos conocíamos entre nosotros”. Con este propósito, organizaron el Primer Encuentro Nacional en el que se presentaron catorce grupos de todo el país. “Fue importantísimo conocernos, saber cuánta gente se dedica a la música para chicos”, opina Raspo. Entre los planes para el futuro figura el de ampliar el número de participantes de las actividades que ellos realizan. María Teresa Corral cuenta los proyectos más inmediatos, “Para el año que viene estamos preparando el Segundo Encuentro Nacional y tenemos pensado hacer un ciclo más largo al que se sumen grupos de afuera.”

Más allá de la actividad que realizan en torno al MOMUSI, cada uno de estos grupos graba su material y presenta sus espectáculos en forma autónoma. Algunos de ellos participan del programa “Creciendo con la Cultura”, organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación. Los Musiqueros ganaron el premio ACE al Mejor CD Infantil por su disco Carí Caracuá y, Chumban los Parches, el espectáculo que Caracachumba presentó la última temporada en el Centro Cultural Gral. San Martín, está nominado al premio ACE como “Mejor Espectáculo Infantil de 1999”, compartiendo la terna con Viva el Teatro de Pipo Pescador y La Familia Fernández de Hugo Midón.


La música para niños

Generalmente, la música para niños es identificada por la diversidad de ritmos, las letras poseen una temática infantil y son más cortas que las canciones para adultos. Pero Beba Raspo prefiere no ahondar en esa distinción. “Nosotros no creemos que haya una música exclusivamente para niños”, dice. Florencia Steinhardt va más allá y agrega “Lo que nosotros hacemos es música para toda la familia, cada uno recibe en el renglón que le corresponde”.

Por su parte, María Teresa Corral explica las particularidades de la música infantil comparando las necesidades alimenticias del niño con las musicales. “La música es un alimento -dice- a nivel de sensibilidad, a nivel corporal y de comunicación.” Para cada edad hay un alimento y, por lo tanto, una música. Al bebé que está en período de lactancia se le cantan canciones de cuna, “simple, corta, que se repite pero con vuelo poético”. Luego, se le van agregando matices. “Es como una trama -explica Corral- A un chico de dos años no le podés dar mondongo con chorizo colorado. Y hoy, a los chicos, se les está dando mucho mondongo y mucho chorizo colorado”. “Un chico puede oír todo -continúa-, físicamente su oído lo permite. Pero, va a absorver, tal vez, una canción sencilla, que se repita, y que tenga timbres con un perfil claro, que él pueda reconocer aunque no distinga los instrumentos”.

Algo que caracteriza a los grupos de música para niños es que hacen participar a los chicos en sus shows, ya sea mediante juegos o, simplemente, incentivándolos a cantar con ellos. El momento del concierto es muy importante. “No hay nada más pedagógico que observar a los músicos tocando los instrumentos. -explica Florencia- Los chicos ven cómo está sonando esa música.”


Cuestión de elección

Muchos de los integrantes de los grupos de música para chicos se dedican también a la docencia pero, como explica Julio Calvo, “todos fuimos músicos primero y después fuimos docentes”. Para Florencia Steinhardt una característica común que tienen los conjuntos de música infantil en Argentina es que “no adolecen de academicismos, están pensados desde un concepto totalmente artístico: hacer buena música para los chicos, con buenos arreglos, y trabajar variedad de géneros musicales”.

En su mayoría reconocen que el trabajo con chicos estimula su creatividad como músicos. María Teresa Corral cuenta su experiencia “En toda mi etapa de compositora yo fui docente y eso me realimentaba.” Sin embargo, para dedicarse a la música para chicos no es necesario ser docente ni pedagogo. Según ellos mismos afirman, lo fundamental es ‘ser músico’. Se trata de una cuestión de elección. Julio Calvo lo graficó así: “En mi caso particular, si yo hubiera sido lustrador de zapatos, hubiera lustrado zapatos de pibe.”

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2016-03-07 | Música

Lollapalooza para chicos

2005-05-01 | Música

Un puente musical

2014-10-06 | Música

Octubre a pura orquesta

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados