Agenda


Hoy, Miércoles 14 de Noviembre

ver día completo

Separador

01-09-2018 |

Escapadas - Paseos en familia

El sabor de un domingo en familia

¿Por qué ir hasta Tomás Jofré a pasar el día? ¿Qué tendrá este pequeño pueblo de campo a 100 kilómetros de la ciudad para que nos levantemos temprano un sábado o un domingo y agarremos la ruta? Una mesa bien servida, la hospitalidad de su gente y la excusa perfecta para compartir un mediodía de pastas caseras en familia.

Comentar

La regla de oro en Tomás Jofré es llegar temprano. Así se puede elegir un restaurante entre los muchos que abren los fines de semana y feriados. Sentarse, comer, charlar... y volver a comer sin apuro.

El menú se repite exitosamente en todos los establecimientos: de primer plato, picada de queso, salame (del mejor) y jamón crudo, berenjenas y morrones asados o en escabeche. Siempre acompañado de pan de campo. La cantidad que se quiera. Después, raviolones u otra variedad de pastas caseras con salsa de tomate, manteca o aceite de oliva. Todas las veces que se pueda. En algunos restaurantes suman asado y en otros solo ofrecen las pastas como plato principal. Luego un postre por persona: flan o budín de pan o almendrado. Para beber, gaseosa o vino de la casa (servido en pingüino).

El restaurante Silvano, que fue el pionero, tiene un salón que parece haberse detenido en el tiempo por su decoración de objetos antiguos y una pérgola soñada para almuerzos sin fin bajo su sombra... atendidos por Silvano y su familia.

Pero hay muchos otros: Santa Victoria, Almacén Fronteras (antiguo almacén de ramos generales y despacho de bebidas), La Macanuda, por mencionar algunos. En todos los casos se recomienda reservar.

¿Ese es todo el secreto de Tomás Jofré? Así es: un menú simple, generoso, con el sabor de lo hecho a mano y en un ambiente más que relajado. Levantarse de la mesa será la tarea más difícil del día, aunque dar un vistazo a los puestos de artesanías o tomar una pequeña siesta en la plaza también es tentador. Mientras los chicos corren con los barriletes o juegan a la pelota, los padres se sientan al solcito para disfrutar unos ricos mates.

Algunos restaurantes cuentan con juegos de plaza e inflables para los chicos. Y siempre está la posibilidad de alquilar un caballo para “darle la vuelta al pueblo".

¿Por qué volver a Tomás Jofré? Porque quizás la calma de este pueblo que no tiene monumental iglesia, ni monumental plaza, ni ningún otro atractivo tangible nos sorprende con lo intangible: su paz y la natural hospitalidad de quien te recibe en su casa (ya que la mayoría de los establecimientos gastronómicos son o fueron casas del pueblo que se reciclaron ante la cada vez mayor llegada de “domingueros”).

Porque quizás lo que más se necesita en estos tiempos es un rico plato de comida casera que nos abrace. Porque a Tomás Jofré se puede volver y volver, porque su esencia es lo simple, aquello ligado a las sensaciones del compartir la mesa con seres queridos.


Por Lic. Marisa Godoy - visite www.viajeconchicos.com.ar



CÓMO LLEGAR: 
Desde la ciudad de Buenos Aires: Tomando la Autopista del Oeste, antes de llegar a Luján, tomar la salida de la Ruta 5 que va hacia Mercedes / Santa Rosa (esto es en el kilómetro 61). Se continúa por la Ruta 5, pasar el peaje hasta el Km. 91.5 y luego de 4 kilómetros, doblar a la izquierda. Seguir 8 kilómetros por la Ruta 42 hasta el acceso al pueblo de Tomás Jofré.

 

Recomendación: Llegar lo más temprano posible. 10:30 de la mañana es lo ideal ya que se evita el clásico tráfico de fin de semana de la autopista y da la posibilidad de elegir mesa y restaurante.

MÁS INFORMACIÓN: 
https://nw.mercedes.gob.ar/ciudad/turismo/tomas-jofre
http://www.tomasjofre.org/restaurantes

 

Tags: paseos, gastronomía, Tomás Jofré

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados